posts

5 días en Santiago: Año Nuevo, cumpleaños, compras y relax


🙌 ¡Hola 2017! 💙
¡Feliz nuevo año para todos!

¿En qué andan?, ¿aún trabajando?, ¿esperando las ansiadas vacaciones?
No suelo postear en enero pero creo que el blog se merece retomar su ritmo característico y empezar a escribir en este momento es una buena forma de renovar la energía. Además, como seguramente muchas de ustedes estén por viajar y quizás crucen la Cordillera rumbo a Chile, pensé que este post les podría ser de ayuda.

Como indica el título, estuve 5 días en Santiago. Cumpliendo con esta nueva tradición que ya va por su tercer año consecutivo, decidimos pasar Año Nuevo en otro país y esta vez el elegido fue Chile ya que nuestra última vez juntos ahí fue en 2013. Nos encanta esta ciudad: su arquitectura, sus calles arboladas, sus avenidas bien diseñadas, el Pisco Sour, los mariscos y a mi en particular me enamora su aroma (estimo que debe ser un recuerdo de la niñez).
Llegamos el 29 de diciembre y nos quedamos hasta la tardecita del 3 de enero. Una escapada corta pero rendidora. Más días en Santiago obligarían a que alquiláramos un auto para conocer sus alrededores.

El alojamiento fue de nuevo en la zona de Las Condes, cerca de la estación Tobalaba (línea 1 del subte) y a tres cuadras del Costanera Center. Parar acá o en Vitacura es la mejor opción, sobre todo por el acceso al subte y porque son barrios tranquilos para circular, con mucha infraestructura a servicio del turista (bares, restaurantes, tiendas, parques).

Parque Bicentenario (Vitacura)

Parque Bicentenario

Parque de las Esculturas (Providencia)

Parque de las Esculturas

A diferencia de mi anterior estadía, en el mes de agosto (recordar acá), diciembre me recibió repleto de gente. Hay gran turismo argentino y brasilero y eso se nota. Imposible revisar ropa en tiendas de consumo masivo como H&M o Zara: podés estar media hora para entrar al probador y otra media hora más para pagar. Pero el gran punto a favor de viajar a fin de año -enero inclusive- es que Chile se viste de rebajas reales y podemos leer en todas las tiendas carteles que invitan a comprar con un 50% de descuento. Las rebajas no suelen ser como en Europa pero sí son 10 veces mejor que acá; y además las encontramos en todas las marcas, desde las más accesibles hasta las más lujosas.

Distrito de Lujo en Parque Arauco



Para no irme por las ramas, voy a separar este post en tres secciones: compras, comida y varios. Vamos a empezar con lo que más nos gusta 😏

Compras

¿Dónde comprar en Santiago? Hay muchas alternativas pero prefiero recomendar aquellos lugares seguros y con buen acceso (está la zona de Patronato que es como ir a Av Avellaneda: es barato pero es algo peligroso y no se llega fácilmente). Además con el calor siempre es mejor una opción con aire acondicionado y eso lo proveen los shoppings.
Estuve de paseo en Costanera Center (CC), Parque Arauco (PA) y Casa Costanera (CC2). 

CC = Enorme y el más concurrido. Estalla el local de H&M. Un piso completo con ropa masculina. Cuenta con la ventaja de tener un supermercado Jumbo en la planta baja (es un camino de ida porque te querés traer todo). Cerca de las 13 horas se triplica la cantidad de gente ya que muchos almuerzan en el patio de comidas. 

PA = Menos gente y menos turistas. Tiene un Boulevard con restaurantes y bares (les recomiendo el sushi de Tempura) así como el Distrito de Lujo. Ambos sectores son al aire libre y realmente bellos, El último piso es solo de decoración con precios increíbles en lámparas, muebles, blanquería y objetos para el hogar. Al lado está el Parque Araucano, un pulmón verde imperdible.

CC2 = Shopping a cielo abierto. Hay un local de Zara Home. Si se quedaron con ganas de H&M, en este no hay casi nadie. Está a pasitos del Parque Bicentenario por lo que si tienen ganas de caminar, pueden volver a la zona de Las Condes disfrutando del entorno (caminen por el pasto sin zapatos: ¡placer!).

Respecto a mis compras, admito que no fueron delirantes. Hace rato que ya no compro de forma desaforada y me tomo el tiempo para elegir pensando bien. Estos fueron algunos de mis auto-regalos:

Venía con ganas de cambiar los anteojos de lectura pero los que me gustaban acá estaban alrededor de $3000. En el Parque Arauco, Place Vendôme comercializa marcas internacionales y también propias. Jack es una de ellas y este par me costó alrededor de $900.
 
Dentro de Falabella del Costanera Center hay un corner de Aldo, en el espacio de carteras. Ahí encontré esta belleza y la hice mía por $945.

Mango es ♥ en materia de jeans (compré dos: hay más de 10 cortes en distintos talles y colores) pero también tiene otras prendas para contemplar. Esta camisa, bastante fuera de mi zona de confort, me conquistó ($710).
Le habría sacado foto pero está para planchar.

DBS es un local tipo Sephora (en menor escala y variedad). Vende marcas reconocidas como Revlon y Maybelline junto a otras coreanas que ofrecen maquillaje y máscaras para rostro, ojos y hasta pies. Entre otras cosas compré esta paleta de 9 sombras al increíble precio de $70. Está en Costanera Center y Parque Arauco pero el primero tiene mayor variedad.

¿Y el regalo de cumpleaños? Como les conté, pasamos Año Nuevo en la ciudad y reservamos cena en el hotel Renaissance que proponía noche temática Las Vegas. Cena, brindis, fuegos artificiales, carnaval y baile fueron los encargados de darle la bienvenida a 2017.

Para recibir los 38 años me regalé este vestido corto de Saville Row (lo compré en Costanera Center y costó $1450).

El regalo de Diego fue esta bella bandolera de Longchamp 

Comida

Mariscos. Vino. Ensaladas. Pisco Sour, Mariscos. Frutas. Otra copa de vino. Yogurts. Y bueno, otro Pisco Sour. Así todos estos días. 
Los sabores de Chile son fabulosos. El gusto de las frutas y las verduras, la variedad de productos, el exceso de mariscos y pescados... para adorar.

Si quieren recomendaciones de dónde comer (precios, ejemplos y direcciones), pasen por mi cuenta gourmet en Instagram --> @diariodebrindis. Es un emprendimiento con poco tiempo al aire pero con actualización constante.


Varios
  1. No hace falta que anden con efectivo. Sólo tengan encima unos 10000 pesos chilenos por si van a tomar taxi o comprar pasajes de subte.
  2. Sobre los taxis, se recomienda que no tomen los de la calle (negro y amarillo). Parece que suelen pasear a los turistas, algo que no nos es desconocido por acá. En los shoppings suele haber servicio de taxi (son azules) y aunque salen un poquito más caro son seguros.
  3. Al llegar al aeropuerto, si no tienen transporte pueden optar por el servicio de traslado en combi que se comparte con otros pasajeros y cuesta alrededor de 10000 pesos chilenos (te lleva dónde le digas). También pueden optar por otro individual (la ventaja es que sale ni bien te subís ya que no espera a nadie más) cuyo valor es de 20000 pesos chilenos.
  4. Tanto peso chileno las tiene en duda sobre la conversión a nuestra moneda, no? Bajen ya la app XE Currency: funciona offline y convierte a infinidad de monedas extranjeras.

  1. (me volvió a 1 y yo quería poner 5... en fin) Si gustan del vino o de las bebidas alcohólicas, El Mundo del Vino es de lo más provisto. Estuve en el de Isidora Goyenechea 3000 (justo en la misma cuadra del hotel W) y compré dos botellas de vino y una de Prosseco italiano. Si avisan que viajarán con las botellas se encargarán de envolverlas en plástico burbuja. ¡No dejen de comprar un Carmenere!
Probablemente me estoy olvidando otras cosas para contarles pero quedo abierta a sus preguntas en caso de que las tengan. Mientras tanto, seguiré en pijama disfrutando de este jueves caluroso en casa, en plena sintonía de vacaciones. Ocio, música, té con leche y Mini ♥

¡Buena semana, amigos!

El acento puesto en la belleza



Cuando estuve de viaje por Asunción (lo cual les relaté en el último post hace casi un mes... ¡mal por mi!), muchas de ustedes me preguntaron por las compras que allí realicé y mi respuesta fue escueta: "algunos productos de cosmética".
La ropa me encanta, los accesorios también, pero llega cierto momento en la vida de una mujer en el que se sentimos que cuidar nuestra piel no es un detalle menor. Y cuando hablo de la piel no sólo me refiero a las cremas faciales y corporales sino que incluyo al maquillaje y a los perfumes.

En promedio, pasando los 35 años (quizás un poco antes, depende el caso), entendemos que tenemos que invertir en los productos cosméticos que compramos. Ya pasó la época del Angel Face que nos dejaba la cara cual tostada quemada o de la crema Hinds para las piernas. Es preferible adquirir productos de buena calidad para que la piel no nos pase factura más adelante.
Como ejemplo pequeño al respecto, antes de este viaje a Paraguay se me había terminado la máscara para pestañas. Uso Hypnôse de Lancôme hace años y no la cambio por nada pero andaba con poco tiempo y compré en Farmacity una de Maybelline: The Colossal Go Extreme. La pude usar sólo un par de días y no porque fuera mala sino porque mis pestañas cortas se perdían en el tremendo cepillo de esta máscara y, además, el producto se apelotonaba en mis ojos. Moraleja: si un producto me funciona, tanto cuidando mi cuerpo como cumpliendo con sus funciones, siempre hay que renovarlo.

A continuación les muestro algunas de las novedades beauty que llegaron a mi vida en forma de regalos o de compras. Ilustran las fotos accesorios de Las Penelope porque si de embellecernos hablamos, tanto aros como collares y anillos son el complemento perfecto para resaltar nuestro estilo.

Otra de las compras en Asunción fue el perfume de Coach. Busqué una fragancia nueva y esta fue la que más me gustó. Como les conté en el post anterior, los precios están rebajados a casi la mitad que acá así que conviene comprar. Para que tengan una idea, el envase de 90ml lo pagué alrededor de $950.

Recibí de regalo el nuevo lanzamiento de L'Oréal: Hidra-Total 5 Experto Anti-Arrugas. Me vinieron tres cremas que responden a una franja etaria: 35+, 45+ y 55+. Comencé con la 35+ que tiene colágeno como principal componente. Siempre la uso por la mañana y a veces por la noche. Por ahora me gusta: es liviana, se absorbe rápido y la piel queda ligeramente aterciopelada.
En la web de Farmacity tiene un precio de venta al público de $156,75.

Diego estuvo en Corea del Sur hace unos meses y le encargué cremas de Laneige, una de las marcas locales más conocidas en el mundo. Se sabe que la piel de las coreanas es objeto de admiración así que aproveché este viaje para conocer algo de su cosmética. Fueron tres productos los que llegaron a casa: un exfoliante suave de yogurt (Multiberry Yogurt Peeling Gel) y dos cremas para usar de noche. Water Sleeping Mask promete hidratar la piel durante las horas de sueño. Es liviana y acuosa pero en contacto con la piel queda algo pegajosa. Lo mismo sucede con Firming Sleeping Mask que busca otorgar firmeza en el rostro y que uso cada 3 o 4 días. Hasta ahora no veo grandes resultados... quizás más adelante.

Compra compulsiva en el avión. Le tenía ganas a este Travel Collection y de vuelta a casa me dejé tentar por el catálogo Duty Free en vuelo. Se trata de 9 labiales Revlon Super Lustrous que acá, por separado, cuestan alrededor de $200 y a mi me salieron cerca de $800 en total. De los 9 colores sólo 4 no me convencieron (demasiado perlados para mi gusto).

Finalmente uno de mis regalos de Navidad. Diego sabe que mis piernas y pies han recibido el cansancio de todo este año y pasó por L'Occitane para comprar un kit fabuloso: One Minute Hand Scrub (le amo), Lighter Legs (para hidratar y relajar piernas y pies), Dry Skin Foot Cream (manteca de karité en pies agotados) y un jabón de lavanda que está en el baño.
Regalo inesperado y super necesario ♥

¿En qué productos invierten cuando se trata de cosmética? Aprovecho de incluir la línea Volume Boost de Schwarzkopf, ideal para las que tenemos cabello fino y escaso. Le otorga volumen y forma.
Y ya que hablamos de inversiones beauty, YA tengo que cambiar mi secador de pelo. Reemplacé uno profesional que tenía de GA.MA por otro "hogareño" de la misma marca y noto que no le hace nada bien a mi cabellera. ¿Recomendaciones?

🙌 ¡Excelente última semana de 2016! 💥

Compras y paseos por Asunción

¡Un Forever 21 a la vista! Asunción puede ser una ciudad chica pero está bien provista de tiendas.

El pasado fin de semana largo apareció de imprevisto un plan original y divertido que me llevó de paseo a Paraguay. Nunca había estado en este país por lo que iba con pocas expectativas ya que no es el clásico destino de vacaciones y tampoco tiene demasiada prensa dentro de las webs de viajes.
Como un amigo de Diego festejaba sus 40 el sábado, decidimos ir a brindar con el y aprovechar las ventajas del feriado del lunes.

Mi estadía en Paraguay se resume en algunas horas en Asunción y otras tantas en Caaguazú, la ciudad natal de este amigo (a 300 kms de la capital). En ese tiempo tuve la oportunidad de conocer la noche de Asunción (increíble cantidad de bares, restaurantes, música y luces), dos de los principales shoppings, la ruta y su paisaje arbolado (muy parecido a Misiones) y el aeropuerto. 

¿Hay shoppings? ¡Tengo que conocerlos!

Debo confesar que Asunción me sorprendió para bien. Es cierto que las inversiones fuertes llegaron recién hace 5 años pero se nota que van cuesta arriba rumbo al desarrollo y no dudo que en 5 años más sea una ciudad moderna y lista para recibir turismo en exceso, tal como pasa con Santiago de Chile en la actualidad. 

El World Trade Center de Asunción está situado en una de las principales avenidas: Aviadores del Chaco. Al lado estaba nuestro hotel y enfrente uno de los shoppings que visitamos.

Shopping del Sol, nuestra primera parada en este tour de compras express.
Paseo La Galeria, a dos cuadras del hotel y el segundo shopping que conocimos. Es el más nuevo de todos y lo interesante es que tiene varios restaurantes con la opción de mesa al aire libre (¡aunque hace un calor tremebundo!).

Los precios son a nuestro favor. Tanto las cosas que nos compramos (maquillaje, perfumes, algo de ropa) como lo que consumimos (almuerzo y cena) está a la mitad que acá. ¿Más ventajas? Hablamos de primeras marcas y de comidas completas, con tragos y postre. 
Dos ejemplos:
  • Almuerzo en Lo de Osvaldo (parrilla importante de la ciudad) en Paseo La Galería. Dos cortes de carne (riquísimos), tragos, agua mineral, ensalada, vegetales grillados, postre (una exquisitez compuesta por helado de papaya y licor de cassis) y cafe = $800
  • Máscara de pestañas Hypnôse Star de Lancôme = $320 (acá está casi $800)

La visita a los shoppings fue tranquila. No estaba desesperada por comprarme nada y, como les comenté antes, tenía cero expectativas.
El Shopping del Sol es pequeño pero cómodo. Hay muchas marcas argentinas (Ossira, Ricky Sarkany, Portsaid) y otras internacionales como Mango y Purificación García. La primera de ellas es mi preferida eterna en materia de jeans pero no tenía ganas de probarme ropa así que entré y salí. Hay muchas prendas y el local es grande por lo que es una buena opción para elegir vestidos, camisas y, claro está, jeans.
En Purificación García me enamoré de las carteras. El precio promedio es $3200 lo cual me pareció correcto para la calidad de los productos. Allí quedé flechada con un par de aros que Diego tuvo la gentileza de regalarme ♥.






Los aros en cuestión

En Paseo La Galería, el segundo shopping al que fuimos, nos encontramos con un espacio mega gigante, listo para recibir más tiendas y sumarse a las que tiene actualmente. Se inauguró en mayo de este año y eso se nota ya que está impecable. Los locales hit son Zara Home (no me traje nada porque me abrumó la cantidad de cosas bellas que tiene), Zara (eteeeeeerno! Nunca vi tanta variedad de ropa en una tienda de la marca), Sax (una especie de tienda departamental de lujo) y Monalisa (parece un Free Shop y también es grande).

¡Hasta los pasillos son anchos!

Vidriera de Zara Home

Los quiero en mi cama ♥

Entrada de Sax, Acá se venden productos Fendi, Miu Miu, Valentino, Hugo Boss y Prada, entre otros.


Maravilloso el sector de vestidos de novia


Zapatos Fendi (USD 400)

Zapatos Miu Miu

Con lo poco que vi puedo decir que Asunción merece una próxima visita. A pesar del calor y la humedad, la calidez de la gente y la buena infraestructura hacen que tengamos ganas de volver y recorrer. 

¿Alguna conoce la ciudad?, ¿lugares para recomendar?

Sepan que este post lo arranqué a las 10.30 de hoy y recién ahora pude terminarlo. Este miércoles ha sido demasiado intenso para mi gusto.
¡Buen fin de jornada!

El fin de año y el dilema del "¿qué me pongo?"

¡Larga vida a los accesorios que tienen la virtud de transformar nuestros conjuntos!
En la foto se destacan aros y prendedor by Las Penelope.

El sábado pasado tuve un casamiento y fue una de esas invitaciones absolutamente inesperadas. Lo peor de todo es que era al aire libre y comenzaba a las 17.30 horas por lo que el caos mental los días previos fue supremo. "Tengo que evitar vestir de negro" era mi consigna principal, tanto para escaparle al color comodín de una fiesta como para combinar con el paisaje y el contexto.

La estancia Villa María se despide de la tarde

A partir de esta idea el viernes salí a la caza del look y mientras me probaba vestidos y más vestidos se me vino a la cabeza el calendario y la proximidad del Fin de Año. Seamos sinceras: diciembre siempre tiene algo de dramático. Además de que sentimos que el año pasó volando, que no hicimos nada de lo que teníamos planeado y tememos no poder llegar despiertas a armar el arbolito, aparecen todos esos compromisos festivos que nos obligan a investigar qué vive en nuestro placard. ¿Tenemos suficientes vestidos?, ¿hará calor o frío de acá a Año Nuevo?, ¿entraré en las prendas del año pasado? 
Lo dicho: DRAMA. 

Pura sonrisa esa tarde pero agotamiento total la noche anterior. ¿Alguien se identifica?

Estuve en varias tiendas durante mi paseo por Alto Palermo y fue en la última donde encontré vestido y cinturón. Pero antes de seguir con el detalle de las compras, este post pretende darles una leve idea sobre qué usar en eventos próximos. Si bien estamos todas de acuerdo en que el vestido negro nunca nos va a defraudar, me parece buena idea darle una chance al color y a las estampas. No es un detalle menor recordar que si tenemos prendas simples nos podemos ayudar con collares, pulseras y aros para darle mayor vida a ese outfit. Por el contrario, las estampas no deberían competir con los accesorios pero sí los zapatos pueden pelear el podio de favoritos.

Tanto en la web como en el local las opciones de vestidos que ofrece Rapsodia me resultaron alegres, versátiles y en precio. Desde ya que los precios no son una ganga pero consideremos la compra como una inversión a futuro imaginando más de una forma de usar el mismo vestido (con cinto, con ballerinas, con jean o calzas por debajo, por ejemplo). También considero importante si el vestido puede usarse con saco o chaqueta ya que me permite sumarlo en looks otoñales.

Vestido Luxor Kenia ($2800)

Vestido Pulpo ($2800)

Vestido Lupe ($2600)

Vestido Botanic ($3000)

Vestido Tati Salik ($2400)

Vestido Zhara Lusaka ($4200)

Vestido Amari ($2400)

Vestido Hibiscus ($1800)

Vestido Beatle ($3500)

Mientras me probaba casi todos estos vestidos, me dieron un par de sandalias así me podía ver en altura y el flechazo fue inmediato. Las sandalias Lenny ($4800, oro líquido pagado con Ahora12) pasaron a integrar mi colección de zapatos.

Son INCREÍBLEMENTE cómodas ♥

No me quise quedar con el primer local visitado y luego de recorrer otros llegué a Awada. Saliendo de mi zona de confort me probé un vestido largo y no tuve que buscar nada más.

En el local y en el casamiento.
La primera foto salió sin pose porque se la mandé a Diego desde el probador buscando opinión. La segunda no salió nítida porque me la tomé en el baño de la estancia, apurada para que nadie me vea haciendo poses frente al espejo.
Si lo prefieren corto también tienen la opción de conseguirlo aunque en The Net Boutique figura agotado.

Cinturón y vestido me costaron $2500 porque había 20% de descuento con Ahora12 (sí, aproveché a full esas cuotas) y estoy más que segura que a ambos artículos les sacaré el jugo. De hecho ya me estoy imaginando al vestido sin cinto, con saco liviano y sandalias de taco bajo. ¿Qué dicen?

Hace unos días una lectora de este blog me escribió por Facebook preguntando por vestidos para casamiento. Creo que hoy podemos jugar con el dress code de fiestas y eventos formales para no caer en la prenda de color negro ni en esos vestidos que no nos dejan caminar o respirar (¡o ambos!).
¿Tienen otras marcas para compartir?

¡Las leo durante la jornada!