posts

Viernes beauty: compras y regalos

Ha llegado el final de la semana y nos regala, al menos por estos pagos, un día exquisito a pleno sol y con anhelos de Primavera. Aunque la faringitis aún me acompaña, pienso disfrutar de esta jornada a pesar de tener que quedarme en casa. Llega un momento en que no querés sentirte más en estado "médico" y buscás embellecerte para dejar de parecer una persona que sólo usa pijama. Muy bien, en vías de lograr esto pensé el post de hoy mostrándoles aquellos productos beauty que hace poco incorporé en mi vida, ya sea comprándolo o como regalo. 
Quizás no en este minuto pero más tarde haré uso de varios de ellos y me pondré en sintonía de viernes a la noche. 

Las compras

En mi último viaje no estaba en mis planes esquivar el Free Shop de ninguno de los países por los que pasaba y en todos compré algo. Estuve en el aeropuerto de Ezeiza, en el de Bogotá, en el de Aruba y en el de Lima. En estos últimos no compré nada de belleza pero en los dos primeros me di un par de gustos agendados hace rato.
Un consejo: si van a viajar busquen las páginas de los distintos Duty Free en los que estarán ya que generalmente tienen el detalle de precios y productos. De esa forma pueden planificar sus compras.


Los perfumes siempre están en mi lista de deseos. Muchas veces voy directo a uno pero otras me dejo llevar. Romance de Ralph Lauren es un perfume que usé hace varios años y que amé por su sofisticación, como la mayoría de las fragancias de la marca. Resolviendo las dudas gracias al descuento y a las cuotas sin interés de mi tarjeta, me traje la versión de 75 ml.

Marca favorita de tratamiento. Kiehl's cuida mi rostro a la mañana y a la noche por lo que este producto está aprobado aún antes de usarlo.
Mi mayor problema cuando descanso mal son los ojos al despertar: hinchados, achinados y ojerosos. La línea Facial Fuel es masculina pero ya les he contado que eso no me detiene y ahora sumé a este pequeñito que, cual desodorante en barra o manteca de cacao, se aplica alrededor del ojo descongestionando la zona. Maravilla.

No tuve suerte ni en Ezeiza ni en Bogotá, pero Aruba cuenta con sucursales del Dufry (el Free Shop de Colombia)  por sus calles céntricas. En una de ellas encontré The Beat, de Burberry, que en su momento me regaló Diego y ahora quería volver a recuperar ese aroma en mi piel. La mala noticia es que este perfume no se hará más -de ahí que no lo encontraba- así que no necesité más razones para comprarlo.
75 ml. de puros recuerdos amorosos ♥

Los regalos

Todos los meses tengo la suerte de recibir productos de Lidherma y Mimika (la línea de maquillaje de la marca) para conocer y probar. Algunos me gustan y otros no tanto así que no siempre escribo las reseñas salvo que el producto me haya encantado o que, por el contrario, tenga mis dudas al respecto (recordar acá). Si es "ni" entonces quizás hago una devolución por redes sociales.

Este mes me tocaron las novedades de Mimika: dos sombras y dos labiales tipo crayón. De las sombras sólo probé una de color violeta que me gustó por su pigmentación pero odié el aplicador de esponja porque es de esos que te lastima el ojo. Por eso dejé para otro momento la reseña ya que, además, quiero usar el resto de los colores.

Los labiales son un punto aparte. Dos colores opuestos con intensa humectación y duración. Realmente me gustaron.

Tecno lip treatment es el nombre de estos labiales y el precio es de $147. Vuelvo a destacar que la humectación es notable y amé como se reparte el color por los labios sin tener que hacer mucho esfuerzo.

El primer color es Coffee y, en mi caso, por poco iguala el tono natural de mis labios. Por eso me gusta: con un poco de brillo ya estoy lista. El segundo color es Berry, mucho más profundo y destacado.

Hasta aquí mis novedades en belleza. Un mix de productos que entre todos forman un buen combo para salir a la calle sin complejos (con faringitis inclusive!).

¡Buen viernes y mejor fin de semana! ☼

Un guardarropas pensado desde la comodidad



Hace rato que tenemos entre nosotros la tendencia de la moda vista desde la comodidad. No comulgo con las propuestas que vinculan lo cómodo con lo dejado o lo despreocupado; un poco de la mano del post del lunes, gusto de imprimirle glamour a cada look cotidiano aunque más no sea en algunos de sus detalles. Esto no es complicado y sólo requiere que tengamos ganas de hacerlo. Alguna vez hemos hablado de lo poco que concuerdo con la dupla fin de semana + jogging habiendo tantas formas fáciles de vernos bien sin tener que requerir a una prenda creada para usar mientras hacemos deportes. Y esto corre tanto para nosotras como para los caballeros.

Volviendo a la idea de que para vernos bien ya no hace falta apretarnos o caminar rígidas arriba de tacos indomables, nuevamente le levanto mi pulgar a la nueva colección de Julia de Jong, marca de tejidos nobles de la que hemos hablado acá y acá y que, aunque sólo una vez compré prendas en el showroom, es una de mis etiquetas locales preferidas.
¿Y por qué me gusta tanto? Primero que nada, porque encuentro que los diseños de Julia nunca pierden su eje conceptual. Ella apunta a una mujer simple, relajada, suave o de modos suaves (así la interpreto), femenina y neutra aunque no por ello aburrida. Repite esto en cada una de sus colecciones y cada vez más me identifico con ese estilo.
Además, todos sus tejidos caen sobre la piel de forma natural haciéndonos uno con la prenda y eso se debe a la calidad de los materiales que utiliza: algodón, cinta de algodón, lurex, viscosa y satén.
¿Más razones para gustar de sus creaciones? No pierden vigencia ni los cortes ni los colores y hablando de estos últimos, me encanta que todas las prendas vengan en más de una combinación.

Dicho todo esto, hoy les presento su propuesta Primavera/Verano 15-16 gracias a la generosidad de Julia que me mandó por mail el catálogo de temporada.

Sweater Amico

Saco Camerino

Sweater Cecilo

Sweater Cosme

Sweater Eudo

Sweater Pariso

Saco Varden

Sweater Vernon

Hay muchas otras prendas que integran la idea de verano de Julia de Jong y por eso los invito a que la sigan en su fan page de Facebook y en su cuenta de Instagram.

¿Qué opinan de mis elecciones?, ¿se suman a la moda que prioriza la comodidad sin olvidar la belleza?

Buena mitad de semana, aunque el sol no se decida y la humedad acompañe.
¡Nos leemos!

Impecables en tierra y en el aire



Cada vez que viajo gusto de observar los uniformes de las distintas tripulaciones. Cuando pasa un piloto seguido por varias azafatas es como meterse en una escena de película donde él es el galán y ellas las damas a conquistar. 

Lo que más llama mi atención es ver lo impecable del conjunto completo: pelo, maquillaje y uniforme parecieran buscar el acecho de los flashes. La foto que encabeza este post fue precisamente en un arrebato de admiración al ver lo bello que es el nuevo uniforme de Avianca. Luego de pasar por Aduana, dejé mi equipaje de mano a un costado y casi corrí tras esta azafata que se prestó a la foto con sonrisa y simpático compañero. Ella lucía pollera, capa y sombrero como si tuviera que desfilarlo en una presentación de colección y creo que eso es lo que más le suma: la actitud. Tanto en el aire con las azafatas como sobre la tierra con nosotros, es la actitud lo que le da vida a un conjunto y creérnosla a veces puede ser la clave para destacar entre el resto. Claro que esto es en su justa medida: la autoestima al frente, siempre.

Por alguna razón las azafatas son vistas como mujeres inalcanzables; elegidas privilegiadas para una tarea sin igual que es atendernos en el aire haciendo que ello parezca hasta surrealista (¡estamos volando!). Las observo y destaco cada detalle: el tipo de taco de sus zapatos, los peinados sin cabellos librados al azar, el maquillaje sutil con la boca en primer plano. Ni hablar de pañuelos, camisas a medida y el hecho de que usen faldas, algo de lo que gustamos en demasía pero no solemos usar en nuestro día a día (es difícil ganarle a la comodidad del pantalón, ¿o no?).

La web me provee de varios ejemplos alrededor del mundo que demuestran que el combo de saco + falda (y sombrero en algunos casos) es el ganador a la hora de querer vernos femeninas.

Emirates

Etihad Airways

Avianca

Korean Air (acá hay opciones con pantalón y me encanta cómo se ve)

Qantas

Singapore Airlines: original, ¿no les parece?

Dejo como nota al pie la reflexión respecto de los pilotos. ¿Qué hace ese traje que le queda bien a cualquier persona? No es el caso de los que solemos ver en los aeropuertos pero me es imposible olvidar a Leonardo DiCaprio en "Atrápame si puedes" o a Denzel Wahington en "El Vuelo" (ambas excelentes películas).




Pilotos y azafatas tienen una estela de elegancia, estilo y seducción que no sé si está dada por la labor, por el uniforme o por ambas cosas. Como sea, es un placer visual observar sus uniformes y verlos desplegar su magia cada vez que subimos a un avión.

¿Ejemplos para sumar?

¡Gran comienzo de semana! De nuevo a salir con abrigo que el invierno aún no se despidió.

Viaje = Compras

Saliendo desde Ezeiza y con algunos auto-regalos del Duty Free.
Acompaña mochila de Rossi & Caruso, gran aliada en este viaje. Además de su practicidad, amé que fuera azul tanto el cuero como el charol ♥

Cuando uno le toma el gusto a viajar y comienza a pensar sus gastos en casa en pos de ahorrar para poder salir del país en determinado momento, las compras a nivel local van reduciéndose; y esto no es sólo por el ahorro sino porque -y por desgracia- afuera encontramos mejores precios y mayor variedad. Ya no renuevo mi vestidor comprando donde solía hacerlo porque los precios me asustan, la calidad de las prendas me sorprende para mal y siempre veo lo mismo en todos lados. Desde mi Luna de Miel, hace un año y medio atrás, compro casi todo fuera del país. Honestamente prefiero no agotar mi crédito acá para poder planificar un nuevo viaje y ver qué me deparan las tiendas extranjeras. Y ojo que esto no quiere decir que soy una super viajera llena de millas y sellos en el pasaporte; lo recalco por el hecho de que parece más simple juntar los pesos para salir a conocer el mundo que para darnos una panzada de compras en un shopping cercano a casa.

El último viaje no fue la excepción pero no hice los desmanes que realicé en Londres y Roma en enero pasado (recordemos que llegué en plena época de rebajas y el 70% off era un sueño hecho realidad). Pero hablemos de cada destino y su propuesta en materia de compras.

Aruba

Si bien la isla es libre de impuestos, esto se refleja mejor en las joyas y los relojes. Si gustan del oro, los brillantes y todos sus derivados en forma de accesorios, Aruba es el destino para ustedes porque los precios son realmente rebajados (aunque siguen siendo caros porque sabemos que el oro nunca está de oferta). Para los que como yo no son afectos a los metales y piedras preciosas, no hay mucho para comprar salvo las típicas prendas playeras (pareos, mallas, sombreros Panamá, ojotas) y algunas marcas reconocidas con poca variedad (Calvin Klein Underwear, Benetton, la línea beauty de Victoria´s Secret). También tienen marcas de mega lujo como Louis Vuitton, Ermenegildo Zegna, Montblanc, Prada y más.

Pero yo tenía un objetivo directo e ineludible: Hunkemöller. La marca holandesa de ropa interior me había conquistado en 2011, la primera vez que estuve en Aruba, y me aguanté lo suficiente para renovar stock nuevamente ahí.

Así compartía mis compras con ustedes en Instagram

Presa de una fiebre de lencería, al segundo día de estar en la isla arrasé con el local y compré 6 soutiens y 7 bombachas. No sé cómo describir la textura y el diseño de cada prenda salvo decirles que es alucinante. Cómoda y femenina, las creaciones de Hunkemöller resisten el paso del tiempo como ninguna otra marca que haya conocido. Gasté 220 USD en total, un poco más de $2500, y sacando las cuentas con lo que me saldrían prendas similares acá, creo que salí ganando.

No es ropa pero es amor: me compré este carry-on en el aeropuerto de Aruba. Las dos veces que fui a Londres quise comprármelo pero desistí y esta vez no pude resistirme.

Salvando este caso, nada más me traje de Aruba y con ese gasto hecho, mucho más no podía así me quedaba resto para Bogotá.


Bogotá

En el poco tiempo que tuve de ocio y turismo, aproveché de ir a dos lugares específicos: el centro comercial Titán Plaza y la Zona Rosa acaparada por el shopping Andino y las tiendas alrededor.
Titán Plaza es un mega monstruo de las compras que no queda cómodo para llegar si se alojan en los barrios más turísticos de la ciudad. El entorno que rodea al shopping es como si estuviéramos en la zona del Cementerio de la Chacarita en Buenos Aires así que más que estar ahí dentro no se puede hacer. 

Pude recorrerlo íntegro mirando con detalle cada una de sus tiendas. Al llegar, apunté directo a Forever21 donde absolutamente nada me gustó. La idea que tenía de la marca era muy buena ya que en Miami, en el año 2013, me compré de todo; pero acá me pareció demasiado traperío, una onda entre folk y hippie chic y nada muy original. Donde sí me llevé una buena impresión fue en Zara que tiene 90% de las prendas mejores a las de Buenos Aires y como casi toda la ropa de Bogotá, los precios están a la mitad que acá. También compré en Falabella donde me alucinó la propuesta de Basement, algo opuesto a lo que me pasa por estos pagos. Terminando mi recorrido por Titán Plaza, quedé enamorada de los jeans de MNG (me traje dos ya que di con el calce perfecto) y con los zapatos de Mussi cuyos diseños conjugan la tan buscada dupla de clásico y chic.

Pantalón de vestir azul y beige con lindo detalle en el dobladillo (Zara). El precio acá sería alrededor de $450.

Vestido de algodón (Zara). Estaba de rebaja y me costó cerca de $200. Lo combiné con un blazer (Markova) para que vean cómo queda.
No es algodón tipo remera sino más grueso (soy malísima describiendo telas, ¡lo sé!).

Jean skinny (MNG). También lo compré en gris oscuro y cada uno me costó alrededor de $650. No sé si estará acá pero el modelo se llama Olivia y es de tiro medio, super cómodo y sentador.

Abrigo largo y liviano (Basement). Esta fue una de las compras más caras: aprox. $950.
¿Se imaginan cuánto podría salir acá? :O
Nota al pie: me consta que le falta plancha.

Los tacos cuadrados de Mussi
Había una promo llevando más de un par y como compré dos el descuento fue del 20%. Los pagué cerca de $1000 en total.

Cuando recorrí la Zona Rosa me encontré con todo el grupo Inditex a mi alrededor, incluido Zara Home (¡qué ganas de vestir toda mi casa ahí!) donde compré un juego de sábanas y fundas de almohadas. No recuerdo haberme traído algo más de otra tienda aunque me quedé con ganas de seguir recorriendo la zona ya que estuve ahí poco tiempo. 

Ya verán mis nuevas adquisiciones en primera persona. Tengo que salir de la comodidad del teclado y volver a las fotos de looks ;)

¿Qué opinan de mi tour de compras?, ¿favoritos para destacar?

¡Buen viernes soleado para todos! ☼

Un viaje entre la playa y la ciudad

Aruba de día y Bogotá de noche

Nunca me molesta la vuelta a casa luego de las vacaciones. Quizás es porque las disfruto en demasía y no me queda nada pendiente; quizás es porque me gusta mi hogar; o quizás sea porque extraño mucho a Mini, mi gatita. De cualquier forma me alegra estar nuevamente acá, dentro de mi rutina (la cual amo y odio en igual intensidad durante el año) y rodeada de todo lo que la conforma.
Estuve de vacaciones por 17 días y les juro que sintieron como un año. Mi cabeza logró desenchufarse de la agenda mental aunque me cuerpo no descansó del todo porque siempre estábamos haciendo algo, aún cuando parecía que no.



El sábado 1° de agosto partimos hacia Aruba. Llegamos a Ezeiza a las 5 AM y el vuelo salió a las 8.30 de la mañana. La noche anterior casi no dormí porque el taxi pasaba a las 4 AM y teníamos miedo de que no sonara el despertador (esas cosas que nunca pasan pero que la primera vez puede ser cuando menos lo esperás). Luego de unas 5 horas de vuelo llegamos a Bogotá y allí esperamos una hora para tomar otro avión rumbo a nuestra amada isla caribeña. Entre pitos y flautas (!) aterrizamos en el hotel cerca de las 19 hs. ¿Mi estado mental/corporal? ¡Nulo! Me picaban los ojos como a los chicos cuando tienen sueño, estaba cansada de ir y venir por los aeropuertos y tenía el pelo como pasado por un baño de aceite. Eso sí: estaba feliz :D

Recién llegados a la isla y con ganas de zambullirme... en la cama!

En Aruba estuvimos 10 noches más una de yapa gracias a que el día que teníamos que irnos a Bogotá, un radar del aeropuerto no funcionaba y el avión decidió no salir. Nos mandaron a un hotel perdido que tenía el mar como a 8 cuadras y ahí sí que me puse de mal humor. Olvidable aunque una buena anécdota para recordar y reír.

En la bien apodada "isla feliz" hicimos lo que necesitábamos: relax, playa y sol. Aunque no parezca a veces ese ritmo cansa y les cuento las razones. Por algún extraño mandato del destino, nuestro reloj biológico nos levantaba a las 8 de la mañana, algo que no solemos hacer cuando el plan se trata de descansar. A las 10 nos íbamos a desayunar y al ratito, día por medio, partíamos al gimnasio del hotel. Casi dos horas después volvíamos a la habitación para bañarnos y desde ahí, sin escalas, a la playa. Un rato de sol y mucho más tiempo dentro del mar acumulaban unas 3 horas entre la arena, el agua y las reposeras. Después de eso, directo a la ducha otra vez y como la costumbre local es cenar a partir de las 18 horas, a eso de las 20 ya estábamos buscando restaurante (si vas a eso de las 23 horas, ¡suerte!). Al volver al hotel nos desplomábamos sobre la cama y no llegábamos despiertos a la medianoche salvo alguna que otra excepción. 
Igualmente me quedo con este ritmo mil veces antes que la combinación de subte/colectivo/gente/oficina/teléfonos/más subte/más colectivo.

Tragos al cenar y tragos en la playa. No se asusten: casi no les ponen alcohol así que es como un jugo divertido ;)

La vista desde nuestra habitación y desde el balcón

Nos fuimos de excursión a una mini isla llamada De Palm. Las gaviotas casi que patoteaban a la gente para que les dieran comida. Eran muy graciosas de observar.
Olvídense del peinado en Aruba: el clima de la isla siempre presenta humedad y no había forma de que mis rulos quedaran domados por más de 5 minutos. 

Una de las tantas vistas que tenía desde la reposera

Así se veía cuando estaba tomando sol

¡Qué rápido se va el bronceado! Ya casi no se nos nota.

Los atardeceres en Aruba son preciosos. En pocos minutos el sol se escoden tras el mar. Hermoso recuerdo ♥

Salió algo movida y estamos un poco brillosos pero me encanta esta foto

Además de los días haciendo fiaca en la playa, hicimos una excursión que no tuvo desperdicio: paseamos en submarino. No recuerdo cuánto se sumergió pero en un momento tocamos suelo bajo el mar y la experiencia fue más que original. Recomendado!

♫ Bajo el mar ♪  ♫ Bajo el mar ♪

¿Qué tener en cuenta en Aruba?
  • Todo está en dólares. Comidas y excursiones no son baratas.
  • La cena comienza a las 17.30 hs. y se extiende hasta las 22.30 hs. 
  • Lo mismo pasa con el ambiente "party time". A las 20 hs. se ve a mucha gente vestida como para arrasar con las pistas de baile y se escucha música por todos lados. Dan las 23 y parece que esa gente y esa música se hicieron humo. La excepción es el sábado que el toque de queda (!) es a las 2 AM.
  • Lo mejor es quedarse en los hoteles de la zona de Palm Beach ya que allí se concentra toda la movida de la isla y además estos hoteles cuentan con salida directa al mar.
  • Si tienen rulos como yo o detestan el frizz, es imperativo que se vayan de acá con un buen shock de keratina. Me llevé de paseo al secador de pelo porque no me servía ni por la humedad ni por la corriente eléctrica (es 110 V).
  • La ropa debe ser liviana y cómoda. No necesitan de ningún tipo de abrigo.

La segunda escala del viaje nos llevó a Bogotá donde el plan era completamente distinto al anterior. Diego estaba invitado a participar de las Jornadas de Derecho Penal de la Universidad del Externado y los días transcurrieron entre ponencias de abogados (zzzz!), la exposición de Diego (¡morí de amor!), almuerzo con profesores de la Universidad y poco turismo porque el tiempo escaseaba. Lo mejor de este destino es que en Bogotá viven amigos nuestros y pudimos pasar lindos momentos con ellos pero en lo que respecta a conocer la ciudad, no puedo jactarme de ello.

Llegamos un miércoles a la tarde/noche y el jueves a la mañana le tocaba hablar a Diego. En la foto estamos en la Universidad listos para escuchar al dueño de mis suspiros.
¿Y mi look? Sabiendo que tendría que andar de "civil" unos días, armé básicos de media estación y acompañé con cartera protagonista (es el modelo Madrid de Peter Kent).

Awwww ♥

El restaurante de la Universidad del Externado tiene una vista impagable de la ciudad de Bogotá

Día 2 de Jornadas de Derecho Penal y nos escapamos un rato para visitar el Museo del Oro que quedaba bastante cerca. En el camino me topé con esta encantadora entrada que quedó retratada en una foto junto a una de mis nuevas adquisiciones: el tapado (Basement).

Gracias a sus recomendaciones antes de viajar, el Museo de Oro formaba parte de la agenda y es una visita que sí o sí hay que hacer. Me sorprendió lo bien puesto que estaba además de la cantidad de oro que lo integra.


Poco tiempo tuvimos de salir juntos a pasear pero aprovechamos cada minuto que nos encontró de la mano. Acá estamos terminando de almorzar en un restaurante de la fabulosa Zona Rosa de Bogotá.

Y hablando de recomendaciones, la mayoría de ustedes hizo hincapié en que visitara Andrés Carne de Res, un restaurante típico de Colombia. Cumplí con los consejos y fuimos a Andrés D.C. que es parte de la cadena y es alucinante. Son 5 pisos en la Zona T donde el color, la música y la buena onda se percibe en cada metro cuadrado. Brindamos con dos botellas de Aguardiente, comimos riquísimo y bailamos sin parar. En un momento se arma la rumba -el baile- y cada mesa tiene a disposición unos bolsones para que metan sus pertenencias. Se cierra con candado y el número del bolsón está en un collar largo en forma de corazón que uno de los comensales se cuelga. Luego, cuando te querés ir, preguntás por tu bolsón y te traen todo. ¡Maravilloso!

¡Qué bien la pasamos!

El retorno a casa comenzó el domingo 16 al mediodía. A las 15 hs. tomamos un vuelo a Lima donde esperamos unas 3 horas por el otro vuelo. En el interín recorrimos el aeropuerto, compramos Pisco, tomamos tragos y comimos ceviche y sushi. Ya que estábamos tantas horas valía la pena darse algunos gustos, no? 
Cerca de las 22 horas embarcamos hacia Buenos Aires y el vuelo fue HORROROSO. Tanto se movió que no sirvieron nada durante el viaje y las azafatas iban sentadas. Con el cambio de horario pisamos Ezeiza a las 4 de la mañana del lunes. Agotador y movidito.


¿Qué tener en cuenta en Bogotá?
  • La altura se nota. La ciudad se encuentra a más de 2600 mts. sobre el nivel del mar y por momentos falta el aire o te agotás demasiado rápido. Para nosotros esto fue muy evidente los días que estuvimos en la Universidad ya que está arriba de un cerro y todas las calles son en subida o bajada.
  • Los precios están a la mitad que acá así que nos conviene.
  • Hay un tema con los taxis y la inseguridad. Parece que si elegís taxis chicos y manejados por jóvenes, estás seguro. Se usan muchísimo las aplicaciones de celular para pedir un taxi y cada auto parece el sueño de un fan de la tecnología ya que cuentan con dos o tres pantallas (según la cantidad de aplicaciones que maneje el chofer), GPS y hasta mini televisor para ver a Romeo Santos cantar. Nota al pie: amé la musicalidad de los colombianos. Además de que son amables y cordiales, en todos lados suena bachata, vallenato o merengue y eso energiza a aquellos que no estamos acostumbrados.
  • No se pierdan de probar las yucas, el tostón (es una masa hecha de banana y va con queso arriba, tipo una pizza), el Aguardiente (super anisado) y la variedad de frutas.
  • Las mejores zonas son la Rosa, la T y la G. El resto de la ciudad es parecido a una mezcla de Av. Warnes (la parte de los repuestos de autos) y Colegiales con algunos espacios tipo Belgrano R.

Imagino que luego de este extenso resumen querrán saber qué pasó con las compras. Las hubo y muy buenas pero todo eso lo dejo para el viernes así nos enfocamos directamente sobre los shoppings, las marcas y los precios.

¡Un placer volver a leernos!