posts

Y será hasta mitad de agosto pero...

Imagen tomada de 15gal.tumblr.com

¡Ya casi llega el día, amigos! Mañana a las 8, bien tempranito, estaremos volando hacia nuestras vacaciones. Sé que después les contaré que se pasó como un suspiro aunque volveré llena de recuerdos y compras para compartir. 

¿Ustedes están de vacaciones o se las tomarán pronto? Qué necesarios son estos cortes a mitad del año, ¡por favor! Pareciera que uno va en piloto automático pero lo cierto es que el cansancio y el stress se acumulan cada día y es necesario cortar con la rutina, ya sea desde otro lugar o desde casa. Precisamente para quienes no viajen en estos días en que me ausento, preparé posteos para dos semanas a partir de lunes. En ellos compartiré aquellas cosas que me gusta hacer cuando tengo tiempo de descanso y de disfrute. Eso si: no garantizo responder los comentarios porque no sé cómo será mi conexión a Internet ni cuán desenchufada esté. De cualquier modo, me podrán leer con la frecuencia habitual de lunes, miércoles y viernes y a partir del 19 de agosto retomaré nuestra usual comunicación aunque podremos estar online durante el viaje desde mis redes sociales.

No me olvido que hoy tengo que darles el resultado del sorteo por el voucher en CRENYF. La ganadora es...

¡Felicitaciones, Noelia! Hoy te mando mail para informarte los pasos a seguir.

Me despido por ahora. Feliz fin de semana para todos y nos leemos en la web.
¡Besos y abrazos! ♥

Valija en problemas: un viaje y dos climas distintos

Como les conté hace unas semanas, el próximo sábado comienzan mis vacaciones y ese mismo día partiremos hacia Aruba para estar allí 10 días y luego pasar otros 5 en Bogotá. Es increíble cuánto se anhela un viaje, la tenacidad con la que se cuentan los días que faltan para su llegada y como, casi por arte de magia, finalmente llega el momento de subir al avión y comenzar a vivir la experiencia.
El domingo me puse a hacer la valija. Soy bastante previsora cada vez que viajo y una semana antes ya estoy viendo qué llevar y qué hay que lavar. Además hago una lista con todos los imprescindibles que luego voy tachando a medida que van entrando en el equipaje; junto a esa lista hay otra con la ropa que usaré y las combinaciones posibles entre cada prenda. De esta forma evito llevar cosas de más, algo que me ha pasado más de una vez. Ya ven, soy algo metódica en lo que a la valija respecta.

En esta oportunidad se me presentó un problema que no recuerdo haber pasado en ningún otro viaje: en 15 días pasaré por dos climas distintos. Aruba promedia los 32° con una humedad del 75% mientras que Bogotá amanece con 11° alcanzando una máxima entre 18/20° y humedad del 50%. Así es como en un destino viviré a pleno calor mientras que en el otro me sentiré en un constante otoño. Entonces, ¿cómo organizo la ropa a llevar?

Como toda viajera precavida (!), en el celular tengo la app de The Weather Channel y hace unos meses incorporé el clima de Aruba y el de Bogotá.

Lo primero y principal en estos casos es pensar en los básicos necesarios para cada destino. Aruba requiere mallas, ojotas, remeras, vestidos/shorts/pantalones livianos. A la noche no refresca así que no es necesario ni saquito ni blazer salvo alguno veraniego si es que queremos lucirlo en una salida especial. Bogotá, en cambio, me pide que lleve una campera tipo parka, quizás un blazer, ballerinas, camisas, leggins y jeans. Ambos contextos son además muy distintos entre sí: no es lo mismo andar todo el día en un entorno playero que pasear por una ciudad de edificios y con horario laboral digno de una capital de país.
Los accesorios serán salvadores al momento de viajar a Bogotá. Pashiminas XL o cuellos tejidos se encargarán de abrigar las noches; también puedo sumar un sombrero o boina y guantes.

Claro que tengo muchas dudas como si llevar un par de botas o si un abrigo será indispensable para la noche. Como sea, me consta que no tengo que salirme de los básicos para estar presentable en ambos lugares y anclo esta afirmación en un post que escribí hace un tiempo para Disney Babble donde listaba aquellas prendas ideales para la media estación. Lo bueno de escribir online es que mis ideas quedan registradas en la web y puedo recurrir a ellas cuando no las tengo del todo frescas.

¿Qué recomendaciones suman ustedes? Estimo que coincidirán conmigo en que el abrigo está de más, no? Ya veo que a último momento lo termino agarrando "por las dudas". Me acuerdo la primera vez que viajamos a Aruba -y gracias a ese "por si las moscas"- los dos cargamos con blazers para la noche que la única función que cumplieron fue la de descansar en su funda durante toda la estadía. 

Los leo durante la jornada. Recuerden que estamos de sorteo desde el lunes por un voucher para probar los tratamientos de CRENYF (click acá si aún no participaron).

¡Feliz miércoles!

Una rutina de belleza saludable + SORTEO



Dentro de las frases que me describen, algunas de ellas son:

"¡Me encanta tomar vino y maridarlo con queso brie!"
"Si puedo tomar taxi, mejor! Siempre quiero evitar caminar algunas cuadras"
"¿El gimnasio? No encuentro cuándo ir"
"Tengo tiempo libre: me dedicaré a la nada misma"

Claro que hay muchas otras pero para el post que hoy nos compete estas van como anillo al dedo.
En este combo de sentencias que no me canso de predicar yace un resultado tan inevitable como obvio: "¿qué le pasó a mi cuerpo?". Unos kilos extra (todos disfrutados, claro está), falta de tonicidad, mayor porcentaje de celulititis... ¿acaso no nos pasa a todas en algún momento? Y más en esta época del año donde el clima invita a guardarnos en casa, comer cosas ricas, hacer fiaca con manta en los pies y pensar que para el verano aún faltan unos meses así que nada mejor como hibernar un tiempo.
Pero todo esto trae aparejados problemas no sólo estéticos sino de salud que quizás ignoramos porque no son del todo evidentes. Luego, llega la primavera y nos metemos como locas en un gimnasio para matarnos con horas corridas de algún ejercicio aeróbico mientras planeamos nuestra dieta en base a una ensalada y una fruta, todo eso con un alto grado de enojo porque la ropa no nos queda como hace una temporada y hay que salir a buscar algo nuevo.
¿Les suena familiar? A mi me ha pasado más de una vez y la consecuencia generalmente fue la misma: largo el gimnasio luego de un mes, arraso con todo un fin de semana y no comprendo por qué me siento agotada o por qué mi piel se ve tan opaca.

Semanas atrás y junto a mis co-equipers @tendenciera y @blocdemoda, tuve la oportunidad de conocer CRENYF, un centro de estética con menos de un año en el barrio de Recoleta y cuyo pilar fundamental es la salud. Recalco esto porque he ido numerosas veces a diversos "centros estéticos" (las comillas son adrede) donde una señora de mi barrio o de una peluquería, me colocaba electrodos o me metía en las botas de presoterapia sin saber nada acerca de mi salud.

Momento de electrodos después de pasar por el ozono

Virginia Busnelli y Juan Manuel di Diego además de ser un dupla romántica también son médicos y los directores de CRENYF. Ella es médica endocrinóloga -lo que a mi me viene fantástico porque soy hipotiroidea- y él es cirujano plástico, miembro de la Asociación Argentina de Cirugía. Ellos nos invitaron a tomar 20 sesiones de alguno de sus combos de tratamientos, según la necesidad de cada una, y acá viene lo que para mi forma de pensar es un cambio de paradigma. El día que me tocó la consulta personalizada con Virginia, lo primero que hizo fue pedirme examen de sangre para analizar de todo, algo que me gustó por una cuestión de que me sentí cuidada. Luego, además de pesarme, medirme, tomar mi presión, revisar mi piel, uñas, pies y manos, también controló mi metabolismo con un equipo de última generación. Los resultados no fueron felices: gracias a mi vida sedentaria y a mi pasión por los vinos y quesos, a futuro el porcentaje de grasa en mi cuerpo podría afectar mis articulaciones. De una forma silenciosa me encontraría con una vejez débil. 

Llevo un reporte de cada sesión en mi cuenta de Instagram

A partir de esto el plan se basó en cambiar mi dieta, en incorporar ejercicios aeróbicos y en potenciarlos con la aparatología que tiene CRENYF: equipos de electrodos y presoterapia que son de alta gama. A priori sonó como una sentencia de muerte a todos mis placeres pero luego de 4 sesiones, los cambios hablan por sí solos. Primero, respecto a la dieta, Virginia es lo que podríamos decir nuestra médica de cabecera macanuda. "Si te querés dar un gusto, te lo das: nada de ser prohibitivo ni permisivo; en realidad se trata de un justo equilibrio". Ante la pregunta de si puedo comer sushi, tomar una copa de vino o disfrutar de algo dulce, todas las respuestas fueron positivas. "Podés hacerlo con moderación y seguir ajustada a la dieta". Nada de mandatos crueles como "despedite de las harinas por siempre" o "ni te atrevas a salirte de estas comidas, eh!"
Respecto de la rutina física, es Cony la responsable de amigarme con el elíptico y las estocadas. Igual que un personal trainer, Cony comparte conmigo toda la rutina y está pendiente de mis pulsaciones y de mi rendimiento. Al terminar con la hora y media (un poco más, un poco menos) de ejercicios, paso un ratito por la ducha y luego me instalo por 20 minutos en el ozono. Finalizado ese magnifico momento de relax, me tocan los electrodos o la presoterapia (voy alternando cada día).

Con esta vista hago ejercicios. Suelo estar sola o acompañada por una o dos personas. Placer total.

Con estas sesiones en mi haber ya me acostumbré a la dieta de Virginia, camino más de lo habitual, tomo mucha más agua y me gustan los cambios que veo en el espejo. Noto que es importante estar asesoradas en un plan de modelación y descenso de peso porque hay factores médicos que no pueden dejarse pasar como la presión arterial, el ritmo cardíaco, los problemas hormonales u óseos. Todo eso está contemplado en CRENYF y cada vez que voy me siento cuidada.

CRENYF está en Talcahuano 1207 y cuenta con un equipo interdisciplinario de especialistas en Cirugía Plástica, Medicina Estética, Endocrinología, Metabolismo, Nutrición, Dermatología y Cirugía Vascular. Haciendo click acá pueden conocer a los integrantes de este equipo y acá pueden ver un detalle de todos los servicios médicos que se brindan. 

Imagino que después de toda esta descripción les gustaría poder experimentar el tratamiento, ¿no es así? Por esta razón y porque quiero que mis palabras se hagan realidad en alguna de ustedes, hoy estamos de sorteo. Por la gentileza de Virginia y Juan Manuel cuento con un voucher para que prueben 3 sesiones de Corpus Fitness (así se llama mi rutina de ejercicios/ozono/aparatología) y un Flow Facial que se trata de una exfoliación con punta de diamante + peeling + máscara nutritiva + oxigenoterapia + máscara anti-age. ¿Qué les parece?

Para participar del sorteo tienen que:

1) Seguir a CRENYF en Facebook (click acá). Esto además les va a servir para enterarse de las novedades, promociones y también sumarse a las caminatas de los sábados que son libres y gratuitas.
2) Dejar un comentario en este post indicando nombre, apellido, edad, dirección de mail y localidad.

Como CRENYF se encuentra en Capital Federal, el sorteo sólo es válido para Capital y Gran Buenos Aires (o para todos aquellos que se puedan acercar hasta Recoleta). Tienen tiempo hasta las 23 horas del jueves 30 de julio y el viernes 31 de julio estará el resultado.
¿Con quién de ustedes me encontraré en la cinta y compartiremos detalles de nuestro tratamiento? ¡Espero sus comentarios!

♪ Buena jornada para todos ♫

Retomando una vieja sección

Cuando este blog vio la luz de la web, tenía algunas secciones establecidas que luego dejaron de existir aunque viraron en otros posteos como parte del contenido. Una de ellas se llamaba "El Rincón del Compulsivo" donde, sin tratarse de una compulsión real de esas que nadie quiere tener, hablábamos de aquellas cosas que no podíamos dejar de comprar a pesar de tener más que suficientes. Así fue como di el primer paso con mi relato y luego fueron ustedes los que le dieron forma a cada posteo compartiendo texto y fotos. Me resulta divertido y hasta retro de recordar ya que se remonta a mis primeros años tras este espacio y precisamente por eso quise retomar el tema hoy pero desde un único posteo. No es justo que ustedes tengan tanta información sobre mí, sobre todo en materia de compras, ¿no creen? A diferencia de como lo hacía antes, que ustedes mandaban sus fotos y todo se armaba alrededor de esa confesión de compulsiones, hoy sólo espero que me cuenten desde los comentarios. ¿Qué es lo que no pueden dejar de comprar más allá de que les alcance con lo que ya tienen? Son esos caprichos culposos que los ves, sabés que no te hacen falta pero, ¿qué tiene de malo sumar uno más si son tan lindos? Quizás después en casa al momento de elegir cuál usar siempre optemos por los mismos pero saber que tenemos una bella colección nos gusta, nos hace sentir bien. ¿Les pasa con algo? Si hay que dar el puntapié inicial es claro que mi compulsión actual son los zapatos. Los veo y los amo, no me les resisto. Disfruto cuando puedo usar distintos zapatos para diversos looks; juego con mi estilo y con las combinaciones posibles. Claro que tengo un Top 10 que no paro de usar y que piden descanso a gritos buscando darle la posta a otro compañero del rubro; pero les tengo tanto amor que los saco de su caja permanentemente.




Espero sus comentarios y si quieren recordar a los compulsivos que pasaron por este blog y sus testimonios, haciendo click en cada nombre pueden leer el post completo:
Diego (sí, el mío!)
La mamá de Aixa (es muy genial!)

¡Feliz viernes, amigos! Quizás están disfrutando de sus vacaciones o las están ansiando como yo pero, sea como sea, les deseo que tengan un bello día ☼

Comprando básicos

Estamos todos de acuerdo en que los básicos son aburridos y no tienen ningún encanto particular. Ocupan el lugar de prendas comodín que ayudan a complementar un look ayudando a que el equipo quede bien logrado a partir de la armonía de las piezas que lo componen. Sin embargo, he notado que últimamente son los básicos los que más me atraen. Quizás es porque ya cuento con exceso de prendas que buscan ser la estrella en cada conjunto; quizás porque ante tanto bombardeo de colores y formas, entendí que por ahora es mejor apuntar a aquello que nunca fallará. Así es como mis últimas compras fueron por esa senda y aunque a simple vista las vean sin gracia, son grandes aliados del día a día.

Remera manga 3/4 (Zara, $280). Noté que Zara está con rebajas antes de tiempo. En invierno suelen comenzar el 1° de agosto pero hace casi un mes que tienen percheros con descuentos. Esta remera no era de la partida pero el precio me pareció correcto y gusté del corte cuadrado y el largo medio.

Jean recto (University Club, 500). El precio es una ganga total. No le tenía fe pero paseando por Falabella quise probarme un par sólo porque sí y me gustó la comodidad del corte. Es casi boyfriend y aunque lo compré un talle menos porque noté que se agrandaría, aún así se agrandó así que busquen dos talles menos del normal. También me compré otro ajustado y al mismo precio. Ambos los imaginé para esos días en los que no quiero pensar en qué usar y busco sentirme cómoda y neutra.

Sweater corto (Portsaid, $600). Haciendo tiempo por Av. Santa Fe aproveché una rebaja del día en Portsaid con 20% de descuento adicional sobre los sweaters. El material es un algodón suave pero grueso a la vez. Lo combino con camisas donde se lucen los cuellos y los largos. 

Como ven no son compras para exclamar "¡qué fascinante!" pero sí me son super útiles en el guardarropa. Lo mismo siento por un par de zapatos de La Leopolda que pensaba pasar a comprar el lunes pero que, gracias a una indeseada gastroenterocolitis que me agarró el sábado, aún no pude tener.

Los tengo combinados en negro y beige pero estos en charol fueron amor a primera vista. 

¿Qué opinan de mis compras basadas en neutros y básicos? Las rebajas son una buena excusa para comprarnos esos prendas que sabemos siempre nos servirán y donde las tendencias no tienen razón de ser. A veces caminar por la vereda de lo simple y lo cómodo ayuda a relajar la visión que tenemos de nosotras mismas, no creen?

Salgo a la calle luego de estar casi 4 días metida en casa. Me vi mil episodios de Hannibal pero en un momento ya quería volver a la civilización así que hoy es el día.
Nos vamos leyendo durante este miércoles invernal ♥ 

Final del #FashionSeminar y mi experiencia con la Colorimetría



Ayer fue la última clase del #FashionSeminar de Grupo Imagen en el que tanto @blocdemoda como @tendenciera y quien suscribe fuimos oradoras durante 4 jueves. La primera clase le correspondió a Lorena Pérez quién habló sobre el nacimiento de los blogs, su evolución y sus fuentes de información y conocimiento. Para la segunda clase nos encontramos a Matilde Carlos explicando de qué se tratan las tendencias, cómo percibirlas y el camino que han hecho a lo largo del tiempo. Cuando tocó el día de mi clase, el tema principal rodeaba a las compras: cómo planificarlas, qué básicos no fallan, qué comprar en rebajas, circuitos de compra en Capital y el shopping online.

La jornada de @blocdemoda

La jornada de @tendenciera

El día de mi clase



Ayer fue la última clase cuya temática versaba sobre la Colorimetría y fue desarrollada por María Pínola, Directora de Grupo Imagen. Si bien alguna vez había escuchado que existía todo un mundo de conocimientos alrededor de los colores y los tipos de piel, jamás tuve la chance de conocer más así que ayer estaba entre el desconocimiento total y las ganas aprender al respecto. 

María Pínola en plena exposición

Evidentemente lo que me llevé de esa charla es un recorte sobre el tema ya que se requiere estudiar mucho para poder hacer un análisis completo de Colorimetría. ¿Pero para qué sirve saber qué rango de colores nos corresponde? En pocas palabras -y desde un primer acercamiento- este análisis nos ayudará a saber qué colores le van mejor a nuestro tipo de piel (en consonancia con el color de ojos) no sólo para disimular caderas anchas o cuello corto sino también para aportarle iluminación al rostro y, por ejemplo, disimular ojeras. A priori les puede sonar que no es algo relevante pero anoche fui objeto de prueba y María puso en acción su sapiencia usándome como ejemplo. 

María y Miranda, parte del equipo de Grupo Imagen. En el medio me ven con una sonrisa afirmando con el rostro que el dorado me queda mejor que el plateado y que, por ello y el color de mi piel y ojos, soy un Otoño Suave.

Mientras me probaban pañuelos de diversos colores y estampados junto con collares y labiales, aprendí que el negro en la parte superior no me queda bien salvo que tenga escote y muestre piel o que lo combine con camisa o collar de otro color. También me enteré que los labios en un rosa fuerte no van conmigo pero sí los tonos menos saturados; que puedo mezclar bijouterie dorada y plateada -cosa que me cuesta en demasía- y que con la correcta elección de rubor y labial más la combinación de colores en las prendas, hasta las ojeras se disimulan.

No me da el tiempo para hacer un curso sobre Colorimetría aunque les tengo que admitir que el tema me pareció apasionante. Lo que sí haré será investigar un poco más en Internet y comenzar a priorizar los colores de mi paleta al momento de elegir qué usar. Hoy, de hecho, me puse un sweater negro pero recordando que tengo que cortar ese color con algo, sumé una camisa a contratono.

Igual me parece que no aprobé del todo porque, si mal no recuerdo, negro y blanco no me benefician. 

La clase de ayer fue un perfecto cierre para una acción que todas disfrutamos y que no sólo nos aportó más conocimiento, tanto entre nosotras como desde los asistentes, sino que también nos conectó con la moda desde un lugar personal, real. Siempre es gratificante salir de la virtualidad del blog.

¿Qué les parece el tema de la Colorimetría?, ¿conocen algo sobre esto, tienen tips para sumar?
Las leo en este precioso viernes a pleno sol ☼

¡Feliz jornada!

El pijama invernal



Para hoy tenía pensando escribir sobre otra cosa pero una foto que subí hace un par de horas a Instagram me disparó la cuestión de tocar el tema de los pijamas. En invierno pareciera que hay cierta permisión a que nos acostemos combinando cualquier cosa con tal de evitar el frío. Así como se dice que la playa dignifica y que podemos andar sobre la arena luciendo Crocs, mallas color flúo y vinchas que no tienen razón de ser fuera de ese ámbito; también hay una creencia de que en pos de dormir abrigadas, no está mal sumar mix de prendas que fuera de la cama se prenderían fuego instantáneamente. 
Mi caso particular es bastante extraño: en invierno salgo a la calle sin medias pero al momento de dormir puedo usar dos pares. He pasado noches durmiendo con sweaters de lana, los dos pares de medias que les dije antes (uno arriba del pantalón para que no me entre chiflete por las piernas) y frazadas bajo el acolchado de plumas. Lo peor que recuerdo -aunque fue lo mejor en materia de calor- es un pijama horrendo color verde loro que era íntegro de friza y que el pantalón venía con medias incorporadas. El buzo, también de friza, me quedaba dos talles más grande pero juro que era feliz durmiendo con ese oso artificial: nunca sentía frío.
Ahora casada y compartiendo cama con Diego (quien osa dormir sin medias y sin embargo su cuerpo reparte calor cual estufa) los looks de la hora del noni evitan prendas de friza pero siguen cayendo en el ridículo. 

Puntualmente tengo dos problemas: el primero es que no encuentro buenas medias. Las quiero de lana o de polar y que sean largas pero no doy con ninguna de ellas. Hace unos días pasé por una tienda llamada Almacén de Medias pensando que eso sería el súmmum de las medias pero nada: ni polar, ni lana, ni hasta la rodilla. Mantengo aún un par que me regalaron de Salta, largas y de lana, una belleza. Tienen más agujeros que un queso pero las voy cosiendo y debajo uso otro par.
El problema número 2 es el pijama en sí. Los que encuentro de pantalón suelen ser de tela delgada que para el verano son ideales pero con 5° me dejan helada. Me encantan los modelos de camisa y pantalón, casi masculinos, pero como les decía sólo los he visto en versión veraniega.

Buscando en la web encontré varias opciones -conozco sólo una- que pueden llegar a resolver el segundo problema.

Hallo FIlly

La Couture (compré dos pantalones en una Feria PuroDiseño y son una monada)

Elepants (al parecer no son pijama sino para salir pero yo los usaría en casa)

Siesta. Me enamoré de todos los modelos ♥

Apelo a ustedes para que compartan datos sobre pijamas y medias y también me gustaría saber cómo duermen para no sentirme sola en esta constante mezcla de prendas que caracterizan cada una de mis noches.
¿Qué se ponen para dormir en invierno?

Las leo durante la jornada. ¡Salgan abrigadas!