posts

Según pasan los años...



Hace exactamente 6 años que escribo en este blog. Cuando decidí vencer los miedos de plasmar parte de mi vida en el mundo virtual, Instagram aún no existía y Facebook era una red que usábamos para buscar ex compañeros del colegio. La venta online se asomaba tímidamente y el 99% de nosotros no se animaba a cargar los datos de la tarjeta de crédito en una web. Todos los que escribíamos no pensábamos en el .com y la edición de las fotos era cuasi nula. Sin ir más lejos, nuestros celulares recién tenían cámara pero jamás hubiéramos pensado que veríamos películas y series en esas pantallitas.
6 años atrás nuestra forma de comunicarnos era otra y los blogs se transformaron en una cálida mano tendida a través del monitor. La mirada amistosa sobre temas que a todos nos competen fue el fuerte de esta plataforma y muchos hicimos del blog nuestro segundo "trabajo", aún cuando todavía ni imaginábamos cobrar por un post (y pensar que hoy también se paga por un tweet).
Cuando 2010 estaba llegando a su fin, el ritmo de mis posteos era intenso. Escribía de lunes a viernes, iba a todos los eventos que surgieran y podía ser capaz de acostarme más tarde de lo normal con tal de que el post del día siguiente estuviera programado para que ustedes lo leyeran temprano.

¿Y qué hay de todo eso? Varias cosas giraron alrededor pero principalmente lo que pasó es la vida. 
- En 6 años traté de hacer algo con la Ciencia Política pero nunca me terminó de gustar. 
- Me mudé sola, me mudé con Diego, ¡me casé con Diego! 
- Fui por primera vez a Europa y volví a repetir el viaje 2 veces más. 
- Mi trabajo mudó sus oficinas y el barrio en el que tuve mi rutina por casi 14 años ahora es un paseo una vez cada tanto. 
- En 2011 di una charla en la Universidad de Palermo y desde marzo de este año doy clases allí. Ser docente es fabuloso pero es un desafío que me lo tomo en serio por lo que mis lecturas cambiaron y algunos días de la semana sumaron nuevos compromisos. 
- En el blog aprendí que trabajar sola es seguro pero animarse a hacerlo con amigos divierte y por eso hace un tiempo hago acciones en conjunto con @tendenciera y @blocdemoda. 
- También descubrí en el vino otros intereses para comunicar y hace un tiempo mi contenido se debate entre la moda y la experiencia gourmet. 
- Dejé de presentarme como una compradora compulsiva: llegó el día en que supe que tenía lo que necesitaba y no hacía falta acaparar más.
- Entre lo que más destaco de todo este camino es haber podido encontrar un estilo personal. No es fácil saber qué te queda bien y qué no y, además, aceptarlo. Pasé por todos los looks que se puedan imaginar y hoy me siento más que cómoda conmigo misma. Aquí el repaso:

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

Llevo meses escribiendo poco por acá y más en las redes sociales. Muchas de ustedes me reclaman mayor constancia en el blog y me avisan que ya no es como era antes y no, no lo es; precisamente por todo lo que enumeré antes. Mi tiempo, mis gustos y mis actividades han cambiado lo cual es lógico después de tantos años. 

He pensado en cerrar el blog pero siempre aparece una vocecita que me dice que no lo haga; que luego de tanto tiempo acá se ha formado una comunidad y que ustedes también han cambiado en este tiempo; que puedo bajar la periodicidad de posteos pero siempre va a haber algo para compartir. 
Por eso, en este cumple blog, sumo a mi agenda de 2016 seguir conectadas y aunque no encuentren acá una publicación nueva cada semana, las redes sociales nos mantendrán en sintonía cada día. Así como ustedes me piden que de el presente más seguido en este espacio, yo les pido que respeten el sentir del momento y que aprendamos a convivir fuera de este encantador .com que tantas alegrías me ha dado. Algunos días por acá, otros días por Facebook, Twitter e Instagram, ¿qué les parece?

Felices 6 años juntas y felices los cambios que renuevan la energía y nos permiten sacarle la lengua a la rutina. De eso se trata todo, no?
¡Las quiero! ♥

¿Hay mejor opción que un abrigo?


Pasé el fin de semana en Mar de las Pampas. No hay forma de describir cuánto amo este lugar, sobre todo cuando hace frío. El aire es limpio y el bosque me abraza. Los colores se clavan directo en la retina atesorándose inmediatamente como un grato recuerdo. Es un lugar encantador.
Llegamos el viernes a la tarde y el domingo antes de las 17 horas ya estábamos en casa. El plan fue mejor que en otras oportunidades ya que allá nos encontramos con una pareja amiga que vive en Necochea: la idea fue pasar un fin de semana juntos en un lugar que a todos nos convenga. 
Reímos, tomamos, paseamos, comimos y descansamos. Días felices en medio de la rutina.

Al salir de casa ese viernes, agarro uno de mis abrigos favoritos y Diego me dice: "¿no tenés una campera?". Claro, en un contexto de caminatas en el bosque y cercanía con el mar andar de abrigo no parece de primeras la mejor opción. "No tengo una campera: sólo una parka de media estación", fue mi respuesta.

¿Y por qué no tengo una campera? La primera razón es que no comulgo con el clásico look "es fin de semana y me relajo" y cuando hablo de relajarme no quiere decir que salgo a la calle con tacos sino que suelo ser testigo de una moda nefasta que varias veces charlamos acá: la joggineta. Aunque cambie el jogging por el jean, difícilmente combine el look con zapatillas y menos que menos con las tan vistas camperas infladas con relleno de plumas. Hay chicas que se ven divinas así pero yo no me identifico.

De abrigo largo por el bosque (¡y con botella de champagne!).

La segunda razón por la que mi guardarropas carece de camperas es simple: ningún modelo me gusta. ¿Acaso no hay camperas que se vean femeninas?, ¿que entallen y den forma y que además, abriguen? Me niego rotundamente a sumar otra parka o caer en la tentación de la versión con plumas. Tiene que haber algo mejor.

Las opciones que dan algunas marcas para esta temporada son dos: parka con relleno (y en algunos casos, bastante amorfa) o campera poco agraciada.

Bendito Pie ($3900)

Chocolate ($3700)

Desiderata ($4100). Esta es la que más me convence aunque no me enamora.

Graciela Naum

Portsaid ($3980)

Portsaid

Vitamina ($4300)

Observando cada una de las fotos puedo afirmar que la variedad de abrigos en el mercado es mucho más atractiva; pero es cierto que ciertos paisajes maridan mejor con campera por lo que me encantaría encontrar ESA campera ideal que no necesite de competencia entre el resto de mi ropa. 
¿Tienen datos para aportar? En agosto me voy unos días a Santiago de Chile y quizás sea allí donde consiga mis deseos materializados. ¿Esperar unos meses o buscar acá? Esa es la cuestión ;)

¡Que tengan un gran lunes! ☼

Belleza accesible

Hoy cumplo una semana con sinusitis. Al negarme a usar medias en invierno, el resultado inevitable fue este y la verdad es que es de lo más fastidioso. No salí en todo el fin de semana, tuve fiebre, muchísima tos y mi naríz ya no soporta el roce de un pañuelo de papel. Gracias a la tos recurrente mis horas de sueño fueron escasas y recién anoche pude dormir casi de corrido. Parece que es cierto que los virus comienzan a despedirse al cumplirse los 7 días de convivencia con el cuerpo aunque probablemente lo que más me ha ayudado es el ejército de remedios que tengo en la mesa de luz. 

Gracias a esta nefasta enfermedad tuve que reducir al mínimo las actividades y el único día que salí de casa (un ratito al mediodía), corrí a Farmacity para comprar una crema humectante de día ya que la que uso se terminó. Pensaba reponerla pero para ello tenía que ir a Alto Palermo y el cuerpo literalmente no iba a soportar el viaje. 
Dentro de Farmacity tardé mucho en elegir. Acostumbrada a cuidarme hace años con KIehl's, ¿qué marca low cost podía competirle? No sé si les pasa pero a mi me resulta SUPER incómodo estar mucho tiempo en Farmacity porque pienso que van a creer que algo voy a robar. Ahora los guardias tienen como unos escalones a los cuales se suben a mirar y se me ocurre que se ve sospechoso que alguien esté mirando fijo las cremas durante 20 minutos. Con esa presión mental ridícula, comparé precios, leí propiedades y elegí. La ganadora fue Nivea con su Crema Facial de Día Matizante.

Por $89,50 es un excelente aliado para hidratar el rostro

Ya en casa y luego de algunos días de uso, noté que es fácil caer en la trampa de que lo caro, por ser caro, es bueno. Probablemente así sea en la mayoría de los casos pero también existen productos que cumplen con su función primera y no le libran una batalla a nuestra billetera. Esta crema es un buen ejemplo y revisando entre mis cosas, encontré otras opciones accesibles que bien vale la pena probar:

¡Poderoso el chiquitín! Dos semanas aguantaron mis uñas con este esmalte de Cutex (usé dos capas y un Top Coat) que ahora Farmacity vende a $15 y en variedad de colores. Ayer me cambié el esmalte: elegí uno de OPI que por la noche ya estaba saltado en los bordes de algunas uñas. 

Hablando de esmaltes, Lidherma me envió algunos regalos y entre ellos se destacan los nuevos esmaltes de Mimika, la marca de maquillaje de la empresa. Varios colores, un Primer, un Top Coat y una lima esperan por ser testeados en mis manos. Los esmaltes cuestan $124 cada uno.

Primark tiene una línea de maquillaje, ¿lo sabían? Su nombre es PS y es requetecontra accesible. Dudé mucho de la calidad porque, por ejemplo, la paleta de sombras de la foto costaba 2,50 euros ($39 aprox) pero sepan que rinde perfecto. La sombra se adhiere al párpado y dura todo el día, desde bien temprano y hasta la noche. 

Y siguiendo con Primark, entre otras cosas también me tenté con esta paleta de bronces (en Europa está muy de moda usar las mejillas en estos tonos -un poco mucho a veces-). Simplemente buenísima.
Junto a estos productos me traje varios pinceles (para base, párpados, corrector, etc) y lo único que me resultó horrible fue la paleta de contour, técnica tan popular en la actualidad. Quise probarla para ver cómo se vería mi cara con todas esas líneas difuminadas alrededor pero me sentí un payaso. El producto no es malo pero la técnica no va conmigo: ¡¿cómo pueden usar tanto maquillaje en el rostro?!

Ya que las recomendaciones pasaron las fronteras, si tienen la chance de viajar entonces TIENEN QUE PROBAR los maquillajes de Kiko. Ya les conté algo de esta marca que descubrí en mi viaje a Italia del año pasado y esta última vez estuve paseando por sus locales de Londres y Madrid.
La base de la foto es suprema. Se aplica con gotero porque con un poquito de producto (tamaño almendra) maquillás todo el rostro y cubre de forma fabulosa. La uso cuando sé que el día será demasiado largo y necesito que la cara se vea radiante.
El precio es de 18,90 euros ($295 aprox).

Otro producto favorito de Kiko (me traje dos): Skin Tone Corrector Primer. Luego de la crema hidratante aplico el primer que unifica el tono de mi rostro y lo deja listo para la base. Glorioso y a sólo 9,90 euros ($154 aprox).

Mi base de todos los días: Sunshine DD Cream de edición limitada (¡de esta debería haberme traído dos!). Liviana y cubritiva, perfecta para el uso diario. La amo ♥
Cuesta 12,90 euros ($201 aprox).
Quizás ustedes no estén por viajar ahora pero conozcan a alguien que sí va para Europa. De ser así ni lo duden y pídanle productos de Kiko que no se van a arrepentir. Tengo labiales, gloss, correctores y también pinceles: todo es de excelente calidad.

De yapa. El día que salí de casa rumbo a Farmacity sentí que merecía más regalos por estar tan zombie y compré estos aros en Isadora a $70. Simples y delicados.

Habiendo terminado con el repaso de estos recomendados a buen precio, ¿qué marcas suman ustedes? Ya sea respecto a cremas y maquillajes, ¿cuáles son los productos que cumplen con ser buenos, bonitos y baratos? Sumen sus aportes que todo es bien recibido.

Hoy me toca volver a la rutina laboral así que estoy lista para dejar de lado a esta sinusitis siniestra y darle la bienvenida a la energía que me caracteriza. ¡Ni la Ola Polar me da miedo! Bueno, un poco sí.
¡Las leo durante el día!

Caminando Otro Calzado



El sábado pasado salimos a cenar con Diego y tuvimos la mala suerte de tener que esperar una hora por la mesa ya que en este lugar no se toman reservas. Pasamos el tiempo conversando, jugando al Scrabble en el celu (al principio le ganaba siempre pero ahora me da pelea) y chusmeando los looks de la gente que iba llegando y se sumaba a la espera. Es inevitable: si el lugar se presta para un desfile de personas, difícilmente no posemos nuestra mirada sobre sus conjuntos. Había de todo pero mi ojo apuntaba directo a los zapatos, tanto de ellas como de ellos. Es notorio como la mayoría de las mujeres se arregla de acuerdo a la ocasión (sábado a la noche, lindo restaurante, salida de pareja, "la noche está en pañales") mientras gran parte de los caballeros tiene un estilo "fui a comprar al Chino, me abdujo una nave especial y aparecí en este restaurante". Entiendo que estar cómodo es algo que buscamos cuando llega el fin de semana pero, ¡media pila! El caso emblemático fue el de un joven +30 con alpargatas y medias blancas. Next!

Dejando de lado el chusmerío (jugoso, por cierto), noté que el 95% de las mujeres usaba plataformas. Ya sea en forma de botas o sandalias cerradas, casi todas caminaban arriba de varios centímetros extra con el pie en formato XL respecto del resto del cuerpo. ¿Y esto por qué? Se me vienen a la cabeza las palabras de @blocdemoda que suele advertir que el estilo de la mujer argentina siempre incluye a las plataformas como portadoras de altura. Al parecer, el tener todo el pie en elevación otorga mayor comodidad que un par de stilletos; y aunque esto es sumamente loable, pienso que hay tantos zapatos bellos que no necesariamente lucen toscos. Porque el cuerpo queda extraño con la plataforma: si la pierna es muy delgada, la persona en cuestión parece Bob Patiño. En cambio, si las proporciones corporales son mayores, todo el conjunto se percibe demasiado "pesado".
Igualmente me digo "ojo" a mi misma porque probablemente no entiendo la lógica de la plataforma atento a que por un problema en la espalda dejé de usar tacos a los 20 años. A partir de ello recurrí a las ballerinas, a los zapatos de taco medio y hoy a los tan encantadores mocasines y abotinados. ¿Sería distinta la historia si la espalda no manifestara dolor?

En sintonía con esta cuestión, algunas semanas atrás estuve de visita en el acogedor local de Otro Calzado en el barrio de Caballito. Allí encontré una tremenda variedad de zapatos, casi todos ellos con plataforma. A diferencia de lo que vi en el restaurante la otra noche, acá conocí modelos mucho más felices y femeninos; pares que buscan acentuar lo femenino. La convivencia se comparte con stilettos, botinetas, borcegos y zapatillas por lo que el mundo de Otro Calzado es bastante amplio y original.







Como ven, las opciones son varias y si gustan de las plataformas, este collage de seguro les resultará interesante...

Otro Calzado A/W 16

Los precios son razonables. Por charlar y charlar olvidé anotarlos pero recuerdo que iban de los $1500 a los $2000. Otro Calzado se encuentra en Av. Pedro Goyena 1261. No tiene tienda online pero sí envía pares a todo el país. Aceptan 3 cuotas sin interés o 12 si la compra es de jueves a sábado. Por un tiempo limitado hacen 20% de descuento si el pago es en efectivo en el local.

¿Y qué par pude haber elegido? Luego de todo este discurso de las plataformas, los tacos, mi espalda y la mar en coche, me tenían preparado este modelo al ras del suelo y con mucha onda.

"Caminito" es su nombre y ya han caminado por varias calles de la ciudad ♥

¿Qué opinan ustedes de las plataformas?, ¿a favor o en contra? 

¡Feliz fin de semana! 
Salgan abrigadas que yo por andar con los pies sin medias hoy tengo una tos horrenda.

El triunfo de los básicos


En esta época de poca variedad, dudosa calidad y precios sin sentido, nuestro ingenio es llamado a actuar cada día proponiendo nuevas ideas con las prendas que ya tenemos. Salvo que encontremos algo que nos deslumbre desde la vidriera y nos invite a invertir, nuestros looks cotidianos hacen pie en viejos favoritos y comodines varios. Precisamente sobre estos últimos recae la mayor responsabilidad (!) ya que son los básicos los que nos permiten jugar con más de una combinación posible. 

Mi última compra apuntó directo a la versatilidad de lo simple. El sweater de la foto me conquistó en tres colores desde una de las esquinas de la sección TRF de Zara. El precio era conveniente ($430) y si bien la calidad no es una maravilla, me pareció una buena opción a la que recurrir cuando no sé qué ponerme. Es corto pero no demasiado: llega justo a la línea de la cintura donde se abrocha en botón del pantalón aunque no deja piel al descubierto. Me gustó ese largo ya que generalmente nos encontramos con sweaters tipo crop top o bajo los bolsillos traseros que para ciertos pantalones no son de lo más sentadores.

¿Y cómo planeo lucir mis nuevas adquisiciones? Armé algunos collages para que veamos juntas cómo sumarle prendas a un básico sin caer en el aburrimiento. 

Gris = pantalones negros
Por alguna razón cada vez que elijo usar gris voy directo a un pantalón negro. Qué raras son esas asociaciones inmediatas que solemos hacer, no?
Teniendo en cuenta el largo del sweater, todos los pantalones serán tiro medio o tiro alto para que, de esa forma, la silueta siga una línea y no haya "cortes" visuales poco favorecedores.
La dupla de gris + negro cobra vida fácil con accesorios de colores "vivos", cualesquiera sean ellos.

Negro = pantalones de colores o estampados
La solución fácil y rápida es sumarle negro a una prenda de color. En el caso del pantalón del medio, como su estampa es demasiado notoria, si quieren usar un collar busquen un modelo simple, que se vea como un detalle al pasar. En cambio, con los pantalones de las esquinas de un solo color, pueden jugar más con los collares y buscar poner el acento en ellos.

Bordó = Jeans
Así como el gris me remite al pantalón negro, el bordó me sugiere usar jean en la gama del azul: más oscuro o más claro. Para que el conjunto no se vea demasiado simple, un cuello tejido o un pañuelo con volumen se transforman en un guiño a nuestro estilo personal.

¿Quieren más ideas? Nada como usar una camisa por debajo y darle un giro al básico como tal. En ese caso no usen collar porque recargarían demasiado el look y la idea siempre es lucir effortless chic. A la calle nos vamos con mocasines/oxfords/ballerinas, un abrigo importante y una cartera de calidad y contamos con un conjunto digno de fotografiar (o al menos digno de que el espejo nos de su aprobación). 

Cuando más me esmero por lucir original, más pierdo mi estilo y lo noto porque me siento rara con alguna de las prendas, como que no soy yo. Sin embargo, al recurrir a conjuntos como los que acabamos de ver, salgo cómoda y segura. No falla, chicas!

Hablando de básicos, busco remeras blancas hace siglos y todas tienen algo que me disgusta: el cuello, la tela, el corte... en fin, no logro encontrar la remera ideal. ¿Se acuerdan del algodón pima?, ¿seguirán trabajándolo?

¡Buen jueves para todas!

#HotSale a la vista --> ¿qué conviene comprar?


El #HotSale largó a las 00 horas de este lunes y me pasé toda la mañana revisando ofertas, descubriendo algunas mentiras encubiertas y también comprando.
A diferencia de otras ediciones, no hice un research previo (gran error!) entonces desconozco si los precios fueron inflados a partir del día de hoy. Por Facebook y Twitter ustedes me han contado que algunas marcas (Garbarino, por ejemplo) tiene precios más altos respecto a los de la semana pasada y en los mismos artículos. Eso no se hace, ¿no les parece? Pero la avivada siempre está a la orden del día y así aparecen varios detalles cuasi ocultos que nos nublan el juicio.
  • Algunas marcas anuncian descuentos de hasta el 60% pero, al ingresar en la web, hay un único producto con esa rebaja, generalmente el menos interesante. Es el caso de la Perfumería Rouge y los esmaltes Mavala. La mayoría de las cosas tiene un descuento del 20%.
  • Aunque veamos tremendos carteles de rebajas, hay que tener en cuenta el envío que no suele ser gratuito salvo que gastemos una determinada cantidad de dinero. Como ejemplo está Blaqué que nos regala el envío si gastamos más de $2500 (y las carteras más lindas sólo cuentan con un 25% de descuento).
  • Tema talles: Complot tiene muy buenos precios en remeras (entre $100 y $200) pero sólo hay XS y con suerte alguna en S. ¿Será muy difícil sumar un par de talles más?
  • Cuotas sin interés: en algunos casos nos encontramos con una amplia gama de tarjetas habilitadas pero en otros sólo son unas pocas y definitivamente la compra en esos sitios no tiene nada de fabuloso. Así me pasó con Clona donde elegí dos pares de zapatos, con un total de $2500 y cero cuotas sin interés con dos de mis tarjetas. Obvio que cancelé todo.

Ahora vamos con aquellos sitios que me resultaron atractivos. Ya sea por la totalidad de la oferta o por algunas cosas puntuales, estos son mis recomendados en el #HotSale:

Dafiti Abrigos = click 

Dafiti

Dafiti


Buenas ofertas en Dafiti en materia de abrigos y zapatos. Variedad de talles y rebajas reales del 40 y 50%. Quizás las marcas de calzado no son de las más reconocidas pero los modelos me gustaron.

Dafiti Botas = click

Dafiti

Dafiti

Juleriaque cuenta con varios cofres que incluyen perfume y crema, ideales para regalar en un cumpleaños o en Navidad. También hay perfumes de 150ml a la mitad de precio. 

Juleriaque = click

Juleriaque
Encontré este tapado en MAB que si bien no es una ganga increíble, considero que tiene un precio decente atento a todo los que nos rodea últimamente.

MAB = click

María Rivolta cuenta con un 30% off en todos sus productos. Sólo hay que agregar el código HOTSALE al finalizar la compra para que se aplique el descuento. Yo probé eligiendo un anillo y tres pares de aros y desconté un poco más de $300. Está la opción de retirar los productos sin cargo en alguna de las sucursales de la marca.

María Rivolta = click

Los jeans en Paula Cahen D'Anvers son una buena opción: el calce no defrauda y hay varios modelos a menos de $1200.
Paula Cahen D'Anvers = click

Paula Cahen D'Anvers

Paula Cahen D'Anvers

VER tiene descuentos hasta el 40% y ofrece 3 cuotas sin interés. El envío es gratis a partir de los $1000.

VER = click

VER

Respecto del envío, Yagmour repite la misma política de VER: si se superan los $1000 el envío es gratuito. Muchos jeans están a $700 y hay 6 cuotas sin interés.

Yagmour = click

Yagmour

Yagmour

Yagmour

La Leopolda tiene un 30% en toda su colección, incluidos los modelos que estaban en rebaja de la temporada anterior. Acá es donde me tenté y compré dos pares que no me hacen falta pero que tenía entre ceja y ceja hace bastante.  Hay 6 cuotas sin interés con cualquier tarjeta y el envío es gratuito.

La Leopolda = click

La Leopolda

Hasta acá mi recorrido por el #HotSale. Me falta revisar muchas otras tiendas online pero no tuve cuándo así que quedará para mañana.

Y ustedes, ¿qué han comprado?, ¿alguna página para recomendar?

¡Nos leemos por acá y en redes sociales! --> @aninkatokos