posts

"Las que sí": momentos espontáneos de ustedes

Ayer mi Mamá trataba de sacarme una foto decente para un post pero bueno, las risas pudieron más.
¿El pañuelo así en la cabeza? ¡La última tendencia!

Luego de dos días de descanso, afectos y momentos de alegría, la semana comienza con más de un pulgar arriba. Este lunes primaveral no hace más que potenciar mi energía y aunque el cansancio de un año movido no me da tregua, siempre trato de ver el vaso medio lleno porque la vida es una sola y para quejarse y lamentarse no nos alcanzaría el tiempo así que por acá se disfruta todo lo que se puede.
De la mano de estos sentimientos está el post que compartí con ustedes el lunes pasado donde muchos fotos que no deberían ser parte de ninguna carpeta pública, salieron a la luz para atestiguar momentos divertidos en espacios obligados (en mi caso, en sesiones de fotos para mi trabajo en Disney Babble). Es a partir de una consigna escrita ese día que algunas de ustedes se animaron a mostrar parte de sus recuerdos felices sin poses pensadas dándole forma al post de hoy.

Cada vez que nos encontremos enroscados en detalles sin sentido y dejemos de valorar lo bueno que nos rodea, volvamos a este post y a nuestros propios momentos felices. ¿Vale la pena ahogarnos en quejas y resentimientos? Les recomiendo que salgamos a vivir de forma plena en cercanía de todo aquello que potencia lo mejor de nosotros.

Celeste, entre la moda y los  chocolates
"Acá va una 'que no'... vestida de chocolatera y 'en medias'. Las ooooootras que no (son miles) las elimino!!"
Gisella suma a su compañera de 4 patas
"Una que refleja mis últimos días de estudiante (si Dios quiere) al menos de esta carrera, que tanta satisfacción me da, Contador Público. De paso te presento a mi compañera Priscila que mientras estudio se la pasa durmiendo!"



Lorena y sus dos grandes amigos, Laureano y Santiago
"En mi cumple intentábamos sacarnos una linda foto los tres, con el campo de fondo. Pero Santiago (camisa a cuadros) es muy hilarante y tira frases a cada rato. Nunca podemos sacarnos una foto decente"

Mariela y su marido en Disney
"Te aclaro que fue sacada con toda la intención de que sea goma... fotos que mi marido adora. Si te pasara las de el hacés un álbum!"

Vanesa me mandó varias y elegí estas 3
"Como verás hice un popurri (...) El efecto 'cara de goma' nos anda persiguiendo!"

Muchas gracias a las chicas que me enviaron sus fotos y me dejaron ser parte de sus buenos momentos. 

Les mando a todos un gran abrazo esperando que esta semana les depare agradables momentos.
¡Hasta mañana!

Día de la Madre: descuentos para aprovechar

De seguro ya les he dicho que no soy muy fan de los días comerciales. Generalmente no me gusta la histeria que se genera alrededor y en lo particular me molestan las publicidades del Día de la Madre tales como "¡comprále un celular a Mamá" o "ahora Mamá puede tener la licuadora que tanto soñaba!". No obstante mis quejas reconozco que soy de las pocas en esta postura por lo que para cerrar la semana y quizás ayudarles en la elección del regalo para Mamá, preparé este post con el detalle de algunos descuentos vigentes en estos días. Ni licuadoras ni celulares: si queremos agasajarla que sea con algo que la embellezca.

¡A tomar nota!

Ferraro. Descuento sólo en su tienda online (click acá).

Lucerna. Un par para nosotras y otro para Mamá.

Luz Príncipe

Miist. Descuento válido hasta el 18 de octubre en el showroom y en la tienda online (click acá).
El código es MAMA15

Peter Kent. 12 cuotas sin interés de jueves a domingo (locales: Arenales 1210, Av. Alvear 1820 y Alcorta Shopping, segundo nivel).

Para cerrar la jornada, Sushi Club invita a Mamá en una mesa a partir de 4 comensales.

Recuerden que los shoppings tienen varias promociones en curso, así como los bancos (Santander Río y Galicia, por ejemplo) y Club La Nación. 

☼ Muchos cariños a todas ustedes, sean o no madres, y que tengan un fin de semana feliz ♥

¡Mi reino por una crema!



Cuando llegamos a la tercer década de nuestra vida comienza a hacerse necesaria una rutina de belleza tanto para el día como para la noche. Quizás en ella incluyan un sólo producto, quizás hagan uso de varios de ellos, pero de cualquier forma las cremas se hacen parte de nuestro día a día y conforme pasa el tiempo, más aún necesitamos de ella. Y esto no es por un invento del marketing que nos hipnotiza a comprarlas con publicidades que se meten en nuestro subconsciente sino que la piel lo pide, tan simple como eso. 

En este sentido, lo primero que empecé a combatir fueron las bolsas en los ojos, o más que "bolsas", los ojos hinchados por la mañana y las ojeras en el correr del día. Creo que es una de las zonas que más me preocupa porque le doy mucha importancia a los ojos en el maquillaje diario: me gusta cómo hablan de nosotras y verlos "agotados" no dice algo muy feliz de mí.

Por suerte me deshice del acné juvenil que me persiguió hasta entrados los 20 pero ahora lo que tengo es una piel que se ve fatigada (claramente todo lo mío se vincula al poco descanso), a veces opaca y por momentos algo porosa. Bueno, juro que no es tan horroroso como se lee pero es el diagnóstico de mi rostro. A partir de esto una nueva batería de productos se sumó a mi rutina y aunque tardé en acostumbrarme a seguir todos los pasos de cuidado tanto de día como de noche, hoy no los dejo pasar ni loca. 

Como ven en la foto que encabeza este post, hay productos de diversas marcas y de diversos precios pero una de ellas se destaca por una excelente relación precio/calidad. Me refiero precisamente a Kiehl's, marca que data de 1851 (nacida como farmacia) y que en Argentina ya lleva 6 años. Todas sus línear para rostro, cuerpo y cabello están formuladas en base a componentes naturales y esta filosofía también se aplica en los envases que son reciclables. 
La idea es transformar las bondades de la naturaleza en productos para piel y cabello usando una combinación de botánica, cosmética, farmacia y medicina.
A todo esto le agregamos que los precios son accesibles en cuanto a la calidad haciendo que esta marca sea una de mis preferidas. 

Super Multi-Corrective Cream de Kiehl's ($780)


Hace unos días me enviaron su último lanzamiento, Super Multi-Corrective Cream, con la promesa de que corrige en 2 semanas áreas claves del envejecimiento y el efecto se potencia luego de las 4 semanas. Está compuesta por la mezcla de tres ingredientes: ácido Jasmónico -corrige arrugas y líneas de expresión- , extracto de árbol de Haya -le aporta firmeza a la piel- y ácido hialurónico fragmentado -refuerza la hidratación natural- .

La estoy usando día y noche y lo primero que puedo decir es que el rostro me queda aterciopelado luego de su uso. Siento la hidratación de la piel y me gusta la suavidad al tacto. La crema se absorbe rápido y se necesita poco de ella para cada aplicación diaria así que me animo a decir que nos dura tranquilamente las 4 semanas que necesitamos para comprobar sus dichos (y me animo a decir que un poco más también).

Si pasan por una tienda Kiehl's (está el clásico local en Armenia 1527 y un punto de venta en la planta baja del shopping Alto Palermo), pregunten por este producto y por otros para la necesidad que tengan ya que la marca se caracteriza por la prolija atención y sus múltiples muestras gratis.

Y hablando de Kiehl's debo reconocer que mi producto favorito de todos los tiempos se encuentra en la línea creada para los hombres y se llama Facial Fuel y así como suena, es un combustible para la piel fatigada y apagada que en cuestión de segundos brinda un aspecto renovado y fresco. La amo! Me vino como muestra gratis en un buen tamaño y así fue como la puse entre mis favoritas.

Luego de este post que me quedó bastante largo, les pregunto: ¿conocen la marca?
Respecto de los problemas de piel fatigada y ojos cansados, ¿qué productos usan o recomiendan?


No se olviden de sumarse a la consigna del martes. Ya recibí varias fotos y tengo muchas ganas de que el post quede lleno de momentos de alegría espontánea (click acá para ver de qué se trata).

¡Qué calorcete! Van besos y una botella de agua mineral así transitamos bien la jornada ☼

"Las que no"



Si hay algo que me moleste soberanamente eso es sacarme fotos. No me refiero a la selfie o a las fotos con amigos, sino a esas fotos que requieren que salgamos a buscar locación y que tenga que haber un otro atrás de la cámara. En casa es distinto: salgo al patio, hago las mismas tres poses de siempre y es el trípode el que se encarga de todo. Para los fines del blog me sirve con creces: les muestro algo específico sin demasiadas pretensiones. Pero para otras cosas es necesario que siempre la foto sea distinta al igual que el fondo y eso me predispone mal desde el vamos. A todo esto le sumamos que Mr. Trípode no puede ser de la partida por lo que tengo que pedirle a Diego, mi Mamá o una amiga que hagan las gestiones... un embole. Además soy imbancable: que se me ve mal la nariz, que me sale papada, que las piernas así se ven raras, etcétera por infinito multicolor. Gracias a la paciencia de mis fotógrafos de turno finalmente las fotos que necesito salen a la luz pero en el camino quedan muchas otras que recuerdan la experiencia vivida. Todas ellas van a parar a la carpeta "Las que no" y hoy comparto algunas con ustedes.




La peor cara del mundo para una foto. Estábamos en Mar de las Pampas, a punto de emprender la vuelta, y mis ganas de fotos eran notorias.




Choqui, el perrito de mi Mamá, es un modelo complicado: ¡nunca se queda quieto!


Salvo la que tengo cara de pocos amigos, las fotos que más me identifican son las espontáneas, con risas ridículas y poses no pensadas. Creo que en general todos salimos mejor cuando somos nosotros mismos y nos dejamos fluir, ¿no creen? Gusto de las risotadas, de los momentos relajados y de vivir sin equipaje extra en esa mochila eterna que solemos cargar a través de la vida. Ojo, no me puedo jactar de siempre ir de acuerdo a aquello que me gusta pero sí que se siente bien el relax mental que se traduce en la expresión del cuerpo y del rostro.

Este post no tiene ningún sentido salvo conectar con ustedes. Y como disfruto de ello vuelvo a pedirles una vez más que hagamos un feedback con este post y que me envíen una foto que refleje su interior. Caras gomas, risas imparables, miradas profundas... lo que quieran es bienvenido a mi correro (aninka@gmail.com). Armemos juntos un post con momentos de espontaneidad y de alegría así volvemos a el cuando notamos que la mochila pesa demasiado. Prometo que a partir de ello la carpeta "Las que no" pasará a ser "Las que siempre tienen que estar"

¡Espero sus fotos!
Mientras tanto, salen sonrisas para que disfruten de esta jornada ☼

PD: Gracias miles por su paciencia: Diego, Mamá, Cynthia y Marcela ☺

Primavera-Verano 2014/2015 según Peter Kent



Peter Kent es una marca a la cual no le encuentro puntos en contra. Si bien no tengo ninguna cartera como para hacer un juicio desde la experiencia, cada vez que voy a una presentación de colección quedo convencida de que los modelos no tienen defectos y fácilmente pueden pasar la prueba del tiempo y el uso. Y hablando sobre la durabilidad del producto también esto se refleja en cada temporada donde se aprecian carteras y sobres que saben cómo anclarse en la tendencia sin perder el horizonte de mantenerse vigentes a lo largo de los años.

El actual lema de Peter Kent responde a la eterna necesidad femenina de hacernos de varias carteras, adorarlas a todas por igual y buscar que nos sean tan cómodas como funcionales y cancheras.
 Compulsive Trend: you & your bag... ¡esa soy yo!

La colección Primavera-Verano 2014/2015 tiene dos guiños particulares: uno de ellos es que hay modelos incluyen facilidades para cargar con nuestros dispositivos electrónicos sin que éstos le agreguen volumen haciéndolos así pasar desapercibidos. El segundo guiño son los colores de temporada (lila, naranja, blanco, por ejemplo) plasmados en modelos anteriores. Como nota al pie, Peter Kent sumó una línea de anteojos de sol con marco de madera que hará las delicias de las mujeres fashionistas.

De mi visita al local separé para ustedes varios preferidos:



Moños ♥


El ya clásico porta-todo que pasa de cartera a cartera de forma práctica

Para esas ocasiones en los que queremos una cartera pequeña, el modelo Tokio trae incorporada una billetera.
Buena idea, ¿no creen?

Las hebillas de los cinturones

Mirando el material de prensa sentí la necesidad de armar una wishlist aunque habrá que romper el chanchito por algún modelo ya que los precios rondan los $3500 (algunas más, otras menos). Igualmente soy una convencida de que si la calidad lo vale y el diseño también, entonces la inversión está más que justificada.

Peter Kent SS 14/15

Peter Kent SS 14/15


¿Algún modelo que les haya gustado?
¿Experiencias con la marca?

♥ Buen fin de semana largo, esperemos que a pleno sol y con muchas carteras para lucir ☼
Nos leemos el martes.

De mi wishlist a mi vestidor

Sandalia Alexandra (Prüne SS 14/15)


Hace poco más de un mes compartí con ustedes un post en el que detallaba todos los zapatos que quería soñar tener esta temporada. El par que encabezaba el listado fue uno de los más cuestionados en la fan page de Facebook porque varias de ustedes me comentaban que quizás el modelo era de señora y que existían muchos otros que lucían juveniles. Bueno, precisamente eso fue lo que me llamó la atención (además de su taco) y el desafío ahora está en hacerlos ver modernos; y hablo en presente porque la semana pasada los hice míos. Todo fue culpa de mi banco y sus promociones... ¡yo no tuve nada que ver!

Como recién los estrené ayer gracias a los 27° de temperatura, me puse a pensar algunos conjuntos para cuando los utilice más seguido y así también ustedes pueden ver que no se precisa de mucho ingenio para reversionar un estilo transformándolo en otro. ¿La clave? Dejar que los zapatos se destaquen por sí solos y apelar a prendas de corte simple. Los básicos nunca fallan y con un twist personal estos zapatitos no hablarán de vejez salvo al momento en que lleven demasiados años a mi lado.

El jean, clásico que nunca falla. Para este tipo de calzado es preferible buscar un chupin ya que otro corte hará un juego visual extraño en nuestra pierna. Como complemento elegí un sweater holgado y de un solo color (también puede ser negro, beige, gris, rosa, rojo, naranja y más). Bandolera, anteojos de sol y perfume. En este caso salgo a la calle usando J'adore de Dior.

Otro (nuevo) clásico son las leggings aunque también pueden usar un jean negro o pantalón cigarette. La idea es usar este look en un compromiso formal y para ello busqué destacar una sola prenda: el blazer. Con un sobre en la misma gama que los zapatos (pero con estampa para no ser demasiado neutras) y mi archi favorito Hypnotic Poison de Dior, ¡la noche está en pañales!

Un equipo sin hora determinada. Se puede usar en la oficina, para una salida de amigas, en una cena o caminando por el shopping. Compuesto de tonos apagados, es la cartera la que le otorga un guiño particular. Lo cerramos con colgante de moño infaltable y el aroma de La Vie est Belle de Lancome. 

¿Y qué me dicen de estos conjuntos?, ¿quedan aprobados los zapatos?
Ya que estamos con uno de nuestros temas fetiche, ¿algún zapato poco tradicional que quieran comprarse?

Nos vamos leyendo durante el día. Ya pasó la primer semana de octubre... ¡cómo vuela el año, por favor!
Besos y flores ♥

"Cualquier cosita preguntáme" o cómo no comprar en un local (¡y huir!)



Creo que no hay nada más exasperante que una vendedora densa. Comprendo que la premisa es vender así como también asesorar al cliente pero todo tiene un límite, al menos para mi. Nunca me había pasado el sentirme atosigada por una vendedora y menos aún cuando, al cambiar de local de una misma marca, la situación vuelve a ocurrir. Lo peor de todo es que no logro entender cómo no se monitorea el estilo de venta de cada local ya que la ausencia de ello repercute no sólo en perder una venta sino en que la persona salga corriendo con ganas de nunca más volver.

Hace dos semanas me escapé un ratito de la oficina para aprovechar el Super Miércoles Aninka y ver lo nuevo de Blaqué. El local de Av. Santa Fe 2309 era el más cercano así que salí apurada, billetera en mano y la idea clara de comprarme esta mochila. El plan era simple y veloz: entraba, buscaba la mochila, observaba sus detalles y me iba. Pues bien, al llegar a destino una de las vendedoras se avalanzó sobre mi: "¡Bienvenida! Lo que necesites, no dudes en consultarme". Hasta ahí fue correcta hasta que comenzó a seguirme por el local. "¿Sabías que hoy hay descuento con Santander Río? Y también 3 cuotas sin interés". Al responder que estaba enterada, continuó: "¿buscabas algo en especial?". Justo encontré la mochila en cuestión y cuando la tomo entre mis manos, escucho: "viene en otros colores, ¿querés ver otros colores?". Le respondo que no, ya con cara de pocos amigos, y mientras trato de mirar lo que pensaba comprar, vuelve a hablarme: "¡esa mochila es hermosa! La podés usar un montón porque combina con todo". 

¿Resultado? Dejé la mochila, saludé y me fui, más que nada por la mezcla de atosigamiento y poco tiempo para estar ahí.


El martes pasado repito experiencia. Recibí el aviso de que Blaqué tenía 35% de descuento y no sólo seguía con ganas de tener esa mochila sino que además necesitaba comprarle un regalo a una amiga así que la ecuación era perfecta. Por las dudas, para no vivir lo de la última vez, cambié de local y me fui al Abasto. Ahora contaba con más tiempo y tenía muchas ganas de hacerme/hacer regalos.
Esto fue lo que paso:

Vendedora: "Bienvenida! Preguntáme si necesitás algo. Hoy hay 35% de descuento con Santander Río... ¿tenés la tarjeta?".

Aninka: "Sí, lo sabía. Gracias".

Vendedora (siguiéndome): "Hay cosas muy lindas de la nueva colección. ¿Qué buscabas?".

Aninka: "Sigo mirando, te aviso si necesito algo".

Vendedora (literalmente al lado mío): "Esa cartera viene en negro también y hay otros modelos en ese color".

Aninka: ...

Vendedora (pegadita a mi hombro): "¡De verdad decíme si necesitás algo, eh!".

Aninka: ...

Seguí paseando por el local y juro que no quería levantar nada porque sabía que ella aparecería desde adentro de la cartera para decirme algo. Di dos vueltas completas y cuando finalmente me decidí a comprar porque estaba harta de girar, escucho: "¿vas a elegir esa? ¡Me encanta! Es re linda".

¿Resultado? Me fui, crucé a Levi's y me regalé un jean. 


Con todo esto, además de hacerle una crítica a la marca, quiero reflexionar sobre las vendedoras. ¿Notarán cuándo es el momento de dejar de perseguir al potencial cliente?, ¿acaso las marcas las reclutan de esa forma pensando que así venderán?
La verdad es que no intento hacerlas quedar mal porque es su trabajo y quizás al ser tantas en un mismo local, la diferencia la hace la comisión; pero honestamente no hay nada más repelente que una persona encima hablando sin que se lo pidan.

¿Qué me dicen al respecto?
¿Alguna experiencia para compartir?

¡Besos, carteras y descuentos!