posts

La pregunta

¡Por fin el fresquete! No me canso de decir que el calor es uno de mis enemigos y que empiece a correr ese vientito que ronda los 20 grados es motivo suficiente para que este comienzo de semana sea feliz. Finalmente voy a darle un merecido descanso a mi segundo amor, el aire acondicionado, que ha estado refrigerando mi sonrisa desde fines de diciembre. Y ni hablar del bellísimo momento en el que haga el cambio de ropa en mi placard y asomen las mangas largas, las pashminas y las camperas. Frío, quiero que lo sepas: te espero con los brazos abiertos y la billetera lista para sumar prendas nuevas a tu llegada. Pero de compras vamos a hablar más adelante porque, como se ha hecho usual para los días lunes, hoy les traigo una pregunta para responder.

.

La pregunta del día es:

En tu infancia, ¿pedías dinero para comprar qué cosa?

.

Mi respuesta: ¡chicles! Adoraba los Bubbaloo y, como compulsiva que ya era, no podía ir al kiosko y volver con 5 chicles: llegaba a comprar 30 de una sola vez. Pero todo tiene un por qué y la razón que me hacía llenarme de chicles era que -y la sigue siendo- en cuanto se iba el gusto dulce del principio, lo tiraba y me comía otro. De esa forma, 30 chicles me duraban menos de media hora.

Recuerdo que no sólo pedía dinero para darme este gusto golosinero sino que varias veces me quedaba con los vueltos (¿¡quién lo no hizo?! No me hagan quedar mal...) entonces juntando y juntando partía rumbo al kiosko y daba rienda suelta a mis gustos de pequeña.

.

Imagino que ustedes tendrán las más variadas respuestas al respecto de esta pregunta asi que espero llevarme algunas sorpresas y varias sonrisas: combinación ideal para una semana que recién empieza.

Recuerden que tienen tiempo hasta las 22 hs. de mañana para participar en el sorteo por la agenda de VER. No se la pierdan que es una mononura total para usar hasta diciembre.

.

¡A brillar en este lunes!

19 comentarios:

  1. Hola Aninka!! jajaja yo era fanatica los dinovo!, y hacía lo mismo, los tiraba ni bien se les había ido el sabor, o me mandaba dos o tres juntos y después no podía ni masticar jaja
    Yo siempre pedía plata para las figuritas y stickers, me encantaba llenar los albums, y coleccionar, cambiar las repetidas. Aparte me acuerdo del placer que sentía cuando abría el paquete y veía una figu que todavía no tenía! jaja
    Y quedate tranqui, que yo también siempre me quedaba con el vuelto, incluso peor, era más chorrita y le revisaba los bolsillos del saco a mi viejo a ver si encontraba moneditas para comprarme más sobres de figuritas (en esa época cada sobre estaba 10 centavos) jajaja

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. Bue... de chicles no hablo por que sabes de mi trauma: me los trago! Bendito seas Flynn Paf o como te escribas!

    Si de kiosco hablamos, los alfajores y chocolates en general eran mi debilidad, y habia unos que venian con un librito de fabulas, los alfalibros que los coleccionaba! Creo que eran alfajores Balcarce.

    Besotes y welcome fresquete!

    ResponderEliminar
  3. Hola Aninka!!! ajajajajja me acuerdo una vez q pedi plata para comprar chicle tambien..pero mi mama se negava hablando que no era bueno .....
    pero me comprava chupetines..jajajjajaj
    sabia q no me gustan mucho los chicles???
    pero relamente pedia plata para comprar revistas y Lp´s...jajajjaja
    besossss

    ResponderEliminar
  4. PASE PARA VERTE , LEERTE .. COMO SIEMPRE..
    AHORA TE ESPERO POR CADA , ASI ME SEGUIS EN MI NUEVO POSTEO ... ESPERO TE GUSTE..
    TE ESPERO !"
    NOS VEMOS??
    Cg

    ResponderEliminar
  5. La anecdota mas bochornosa de mi infancia : mi padrino se habia puesto de novio y la novia para congraciarse con el me acompaño a pasear en carrito de bebe a mi bebote . paramos en un kiosco y le pedi miles de cosas en un momento la mina me mira y me dice ¨bueno basta porque sino como lo vamos a llevar ?
    Tire el bebote al piso y le dije ¨mete todo en el carrito " moraleja volvi a casa con el bebote en la mano y el carrito de bebe lleno de golosinas !
    Todavia estoy corriendo para que no me agarra mi vieja , si la ven que me esta buscando ni le digan donde estoy !!

    ResponderEliminar
  6. Qué divertida la propuesta, Aninka! Yo pedía $ para todo, figuritas a la cabeza -ángeles de Charlie, frutillitas, el chavo, Chips, brillantes...- y para elástico. Sí, jugábamos al eslástico y solía cortarse, entonces había que reponerlo. Recuerdo ir a la mercería y decir: deme todo esto (puñado de monedas) de elástico de algodón... Memories...
    Besitos:>

    ResponderEliminar
  7. Hola Aninka!!!
    Yo pedía dinero para comprar figuritas, vestidos a mis muñecas y bombitas de agua, adoraba mojar a mis vecinos, los días de carnaval, jaja!!!

    ResponderEliminar
  8. jajajajaaa!!! muy bueno!! no solía pedir dinero porque tenía financiación: digamos que cuando iba a hacer los mandados siempre me dejaba el vuelto (era de común acuerdo, como una indemnización digamos) y después trataba de administrarlo pero me volvían locas los stickers, en el 1 = 1 llegué a gastar $30 en stickers!!!! (si, el mismo día... habían llegado los afelpados a la librería)
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta el calorcito pero estoy de acuerdo en que estos nuevos vientos traen aires renovados! :)

    Yo pedía plata para figuritas, stickers y papeles de carta que con mis hermanas coleccionábamos. Nos pasábamos horas ordenándolos, intercambiando... Qué lindos recuerdos!

    Besos,

    Jacky
    charlemosdemoda.com

    ResponderEliminar
  10. haaaaaaaaa que lindos recuerdos de infancia, yo pedia plata para papel de carta y sobre y para una golosina que se llamaba topolino jajajjaa, tambien para figuritas entre otras las del topo gigio (cuantos añosssssss)

    ResponderEliminar
  11. Qué buena consigna!!!
    Yo pedía plata -y también guardaba vueltos, jejeje- para comprar hebillas, vinchas y todo tipo de accesorios para el pelo; tenía una colección divina!!!! De todos colores, formas, tamaños... Hoy en día compro para mi hija!!!!!

    Ay, Mati, yo también era fan del elástico!!!!

    Vilda

    ResponderEliminar
  12. mmm sabés que no recuerdo tener que pedir dinero? Desde muy chica mi vieja me daba una cantidad de dinero por semana (más adelante, por mes) y yo la manejaba como para que me alcanzara...

    En el kiosko del colegio me gustaba comprar los Kinder Sorpresa, también Titas...ah, y gastaba en stickers y figuritas, obvio!

    ResponderEliminar
  13. Odio el frio!! Jaja! De chiquita obvio que me guardaba los vueltos, y pedía plata para papeles de carta stickers y del kiosko, no me acuerdo que compraba...pero me gustaban mas los bubbaloo que los bazooka, pero los bazooka venían con el chiste y el horóscopo, así que era todo un tema decidir cual comprar.

    ResponderEliminar
  14. Hola Anin, coincido con vos me gusta mas el invierno, sufro mucho el verano asi que vivo con el aire prendido y por ende mas resfriada en verano. Con respecto a la pregunta me acuerdo que de pedir pedia para pulseritas, tenia miles, tambien de todo para el pelo siempre fui hiper coqueta ya desde muy chiquita me cuentan jaja y los bobbaloo eran mis preferidos por la salsita de adentro, ahora lo son los beldent tuti fruti. Besos y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  15. Polilla7814/3/11 16:39

    Ani, por lo visto en la infancia la compulsividad arrasa con lo dulce!
    Yo recuerdo que todos los días me daban 1 Austral en el cole para comprarme lo que quería en el recreo, habitualmente era o un alfajor,melcitas, fizz, naranjú o bazooka. Más de grande, tipo 13/14 años ya comenzaba a tener gusto por la ropa así que cada cumple de alguna amiga o baile que tuviéramos aprovechaba para manguear prenda nueva y lo más lindo fué cuando a los 14 años tuve mi primer extensión de la tarjeta de crédito!!!, en esa época Carta Franca era la única que daba a partir de esa edad, igual fué solo para que la tengamos de urgencia, recuerdo que la usé una vez que invité a 4 amigas a comer en un restaurante de Cabildo,ah y para hacerle un regalo de cumple a una de ellas, las vendedoras me miraban muy raro por verme tan peque y luego me comí una cagada a pedos en casa, así que quedó nomás archivadita para emergencias.
    Ya más grande el pedido se iba incrementando, pero del otro lado era puro soborno con la escuela, lo que le llaman premios y castigos, no?.
    Respecto al fresquete, que lindos son estos días para vestirse, me inspiran mucho más, me gusta el clima así, ni tan frío ni tan pesado.
    Buena semana!!
    Pau

    ResponderEliminar
  16. Yo ahorraba para comprarme unos muñequitos Samurai, jajajajaja. No salían nada, pero cuando uno es chico cada peso le parece una fortuna!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuantos golosineros que andamos dando vueltas! Hice una vuelta a mi niñez con todas estas anécdotas. Dinovo, Naranjú, Fizz, los chupetines... me acuerdo de los recreos del cole: yo iba a jornada completa en el primario y a nuestros compañeros que salían a almorzar a sus casas les dábamos estos ahorros para que volvieran con golosinas. Un placer total.
    También compraba figuritas pero ahora no recuerdo cuáles. Y los papeles de carta, uff! Tenía un montonazo. Lo loco era que no se usaban, simplemente se coleccionaban.
    Gracias por compartir este pedacito de sus recuerdos conmigo. A veces está bueno volvernos niños de nuevo: es un relax.
    Muchos besos!!

    PD: Mauricio, ¿qué eran los muñequitos Samurai?

    PD2: Dona Press y Vilda: ¡¡bienvenidas!!

    ResponderEliminar
  18. Tus posts siempre tan graciosos grosa !
    Yo pedía plata para compararme ropa y botas, y tenía 3 años lo cual no se ha modificado a lo largo tiempo Anin jajajaja.
    Hoy arrancamos las clases y no te vimos en el depto de alumnos que era una infierno de filas interminables !
    Espero que nos veamos en estos días,
    beso grande y también estoy happy por el frío =)

    ResponderEliminar
  19. Cande: ¡gracias! Eras una fashionista antes de largar el chupete, jaja!
    Te cuento que estoy en Alumnos de Marcelo T. por lo que zafo de la otra sede ;)
    Beso grande!

    ResponderEliminar

Compulsión de comentarios