posts

El Rincón del Compulsivo: Mauricio

Esta semana es una de esas que esperamos y no nos molesta para nada que el lunes llegue; por el contrario, queríamos que así fuera. Tengo tres dias seguidos de excelente y productiva actividad blogger y de todo se van a estar enterando la próxima semana. Jueves y viernes vienen relajados y el sábado desde las 9 hs. estaré cubriendo el Fashion Meeting Day por lo que recién el domingo será el día del total relax. Pero no me quejo para nada: son todas buenas nuevas. Sería genial empezar todas las semanas así, lo sé. Por eso voy a sacarle jugo a estos días para ue luego nadie me quite lo bailado. ¿Y ustedes? ¿Cómo viene esta semana?

El blog hoy se tiñe de pasiones porque tenemos un nuevo integrante del Rincón del Compulsivo. Con gran agrado recibí el relato de Mauricio, un joven blogger de Montevideo que no sólo escribe con una más que interesante prosa y permitida audacia, sino que además ya tiene una novela publicada cuyo nombre es Rompecorazones. Con sólo 21 años este amigo de la casa deja sus palabras en un blog, en una revista, en un portal web y tiene novela... interesante, no? Por desgracia aún no lo conozco personalmente pero cruzar el charco no es algo imposible por lo que seguro alguna vez compartamos una salida entre risas y copas.

Como tantos compulsivos que han pasado por este rincón, con Mauricio compartímos objeto de deseo (creo que, si lo pienso bien, comparto compulsión con todos: ¡soy la Reina Madre de las compras!) asi que pasemos directo a su relato y conozcamos aquello que le da membresía eterna en este blog.

Compulsivo de la fecha: Mauricio.

Objeto de deseo constante: Revistas.

Lugares frecuentados para saciar esta sed voraz: cualquier kiosco o librería de la ciudad.

En sus palabras: Debo confesar que soy un comprador compulsivo de revistas. A muchos les sorprende, dado que soy escritor, cuando les digo que no leo mucha literatura (envidio sanamente a esas personas que saben leerse un libro por semana, yo a veces ni llego a uno por mes). Pero todo lo que no leo de libros, lo compenso en revistas.

La realización de una revista es un arte que admiro. Es donde ocurre la sinergia entre el mundo de las letras y el mundo de la comunicación visual. Ambos se complementan, de tal forma que las imágenes sirven para potenciar el mensaje editorial, así como las palabras sirven como un inigualable registro de la realidad de una sociedad en un momento determinado. Cada revista es un verdadero pedazo de historia. Aunque al día de hoy esa función se haya perdido (¿cómo se puede gastar papel en revistas de chismes?), aún sobreviven algunas revistas de las serias, de esas que han usado sus páginas como un verdadero manifiesto de sus ideales y han servido como modelo para las demás. Por mencionar a dos, les digo mis favoritas: GQ y Rolling Stone.

Les decía, en una revista se mezclan los comunicadores con los empresarios. Como diré en mi segunda columna en Freeway, ambos roles no tienen por qué ser excluyentes. Por contradictorio que les parezca, soy un escritor que estudia Lic. en Dirección de Empresas, y de hecho, si me preguntan qué tipo de empresa me gustaría tener, la respuesta sería: una revista. Porque verdaderamente me gusta mucho trabajar en ambos aspectos. Alguna vez leí en algún lado, y con esto cierro la idea, que la calidad de los artículos hablan de la salud de una revista, y la calidad de sus anunciantes, de su salud comercial. Ambos aspectos son necesarios.

¿Qué tengo guardado y adónde guardo tantos números? Bueno, tengo de todo. Para empezar, mi estante favorito:


GQ me llega a través de Miami-Box y se lleva (sin ninguna culpa) una parte fija de mi presupuesto. Es la mejor publicación que existe para los hombres del siglo XXI. Se trata básicamente de una guía para vivir bien, desde relaciones sociales hasta cuidado personal, desde autos y chicas hasta lugares para visitar. Es excelente y cuenta con la presencia del legendario editor Glenn O’Brien (sí, el mismo que se codea con Madonna, Andy Warhol, David Bowie, Deborah Harry, Alice Cooper y muchos más).

Entre mis pilas de revistas también tengo ejemplares de BLA y Cinemag:



En enero 2010 envié una carta de lector a Cinemag, que salió elegida como carta del mes y me mandaron de regalo el DVD de Enemigos Públicos (la de Johnny Depp) y dos entradas para ver Invictus.

Otras dos pilas. A la izquierda: Rolling Stone(s) en su versión en inglés. A la derecha: varias Time, Newsweek, Metropolitan y PRO Universitarios.


Para el revistero del living van las que ya están un poco viejitas:


En la foto siguiente está la prueba de mi compulsión: todo lo inclasificable.
 
 
Para cerrar este post, les voy a contar brevemente un par de anécdotas personales sobre 4 ejemplares de que guardo muy bien y no le presto a nadie:
 
 
1. Mi primera GQ (octubre 2008). En la tapa: Megan Fox. La compré la librería Yenny del Shopping Punta Carretas y a partir de ahí no pude evitar llamar a Miami-Box para hacerme suscriptor. Les repito: la mejor publicación para el hombre del siglo XXI.

2. La edición de 10 Aniversario de Rolling Stone Argentina. En la tapa: Charly García, con una nota que jamás olvidará nadie que la haya leído. Hecho pedazos y con su disco Kill Gil filtrado en Internet, habla un artista que en ese momento parecía que no iba a volver a tocar nunca. Impresiona.
.
3. Madonna looks back, en la Rolling Stone Estados Unidos (octubre 2009). Después de muchos años sin dar entrevistas para esta revista, Madonna hace una retrospectiva sobre su carrera.


4. Mi primera Playboy (marzo 2008). Es cómico contar esto, porque nunca tuve la intención de tener un montón de Playboy(s) en mi biblioteca. La compré el día que cumplí 18, como simbolismo, porque de hecho nunca había tenido una Playboy en las manos. La cuestión es que me gustó tanto (no sólo tenía a Lucía Cabello comiendo chocolates desnuda, sino también una entrevista con Bob Dylan) que me la seguí comprando casi por 1 año.
Bueno ahí está. Esta es mi historia compulsiva.

Acaban de comprobar que Mauricio merece un lugar en este Rincón: tiene tantas revistas que mi pilón del baño ya tiene modelo a seguir para cuando "sea grande". Además, al ver las fotos, sobre todo la primera con las GQ tan mononitas, se me ocurrieron ideas para distribuir mejor la colección por casa y no tener la Torre de Pisa en un sólo lugar.
.
Si quieren seguir conociendo a Mauricio y ser testigos de sus post, pasen por Montevideo Blogger, su espacio personal, y por su página de Facebook (click acá).
Desde ya que le agradezco a Mauricio su historia, sus fotos y la prolijidad de todo el envío que hizo que la tarea de plasmarlo en el blog fuera rápida y fácil... ¡GRACIAS!
Los invito a que me manden su relato y se hagan parte de este agradable y feliz grupo de compulsivos que andamos dando vueltas por el mundo y tomamos un espacio en la web para contar nuestras experiencias.

Ya les conté que este es un lunes a pura pila asi que va abrazo lleno de energía y que tengan un risueño comienzo de semana.

¡Hasta mañana!

16 comentarios:

  1. Buen dia!! Che mauricio..mas un viciado en revista entre nosotros!!!
    heheheheh...
    Playboy??? el mejor son las entrevistas!! beijosss a los 2!

    ResponderEliminar
  2. Ay, MAuricio... sos de los míos! en mi caso se trata de revistas extranjeras -de moda- y ya no sé dónde acumularlas... En el baño sólo están las locales del mes -o de la semana- para leerlas y descartarlas. Menudos tesoros guardás, amigo...
    Besitos a vos y a Aninka:>

    ResponderEliminar
  3. Que bueno saber que no soy la única! jaja

    Ahora me siento menos culpable por el gasto mensual de revistas... y cuando puedo viajar, ni les cuento! Ya vieron la pila que traje de EEUU la semana pasada.

    Besos!

    Jacky
    Charlemosdemoda.com

    ResponderEliminar
  4. OMG.!! Vaya que sii tiene obsesión por las revistas.! Wow jeje saludito mujer un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. pero qué colección... deberíamos hacer tours virtuales por esas revistas!!!
    Beso para esa Reina Madre de las compras!!!

    ResponderEliminar
  6. No hay dudas de que le gustan las revitas. La verdad que una colección interesante.

    ponerleonda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Amigo de la casa Mauricio! Buenisimo qeu se haya animado y muestre tanta revista!

    Lo de Miami Box es un golazo: solo pagan el peso del envio! Vogues y GQ por doquier en mi caso!

    Saludos - y les recomiendo Rompecorazones!!!!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta esta sección! Que buena colección de revistas y que interesante visión de las mismas.
    Besos,
    Lau

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9/5/11 18:33

    que buena coleccion!! amo las revistas incluso a veces compro viejas en los locales de corrientes, y me deleito con la moda retro
    ani pleaseeee queremos el post para sacar ideas de como usar leggins!!!!!
    besoss

    ResponderEliminar
  10. Que envidiaaaaaaaaaaaaaaaaaa que placer tener esas publicaciones extranjeras como la GQ!!!! Ayyy que hermosa colección,MORI!

    ResponderEliminar
  11. pues que buena coleccion hija no como las que yo tengo que son malas jaj, me ha encantado!!

    besitos y feliz martes!

    ResponderEliminar
  12. Que barbaro Mauricio y su compulsion, yo trato de controlarme pero las revistas son la perdicion.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias chicas (y Gonza) por los comentarios y la buena onda. Y obviamente, a Aninka por invitarme a escribir en este rincón.

    Saludos desde Montevideo!

    ResponderEliminar
  14. Muy buenas! Mauricio ha sido un compulsivo de ley que además editó sus propias fotos por lo cual este post le pertenece casi en su totalidad. Veo que somos muchos los que compramos revistas sin parar y confieso que ignoraba el sistema de Miami Box asi que le pediré a Mauricio y a Gonzalo que me cuenten más al respecto asi les paso la info e incorporamos más revistas a nuestra colección.

    Anónimo: ¡que deuda pendiente que tengo con las leggings! Prometo que la próxima semana, es más, el miércoles, saco el post al respecto ;)

    Cariños a todos!

    ResponderEliminar

Compulsión de comentarios