posts

Un viaje entre la playa y la ciudad

Aruba de día y Bogotá de noche

Nunca me molesta la vuelta a casa luego de las vacaciones. Quizás es porque las disfruto en demasía y no me queda nada pendiente; quizás es porque me gusta mi hogar; o quizás sea porque extraño mucho a Mini, mi gatita. De cualquier forma me alegra estar nuevamente acá, dentro de mi rutina (la cual amo y odio en igual intensidad durante el año) y rodeada de todo lo que la conforma.
Estuve de vacaciones por 17 días y les juro que sintieron como un año. Mi cabeza logró desenchufarse de la agenda mental aunque me cuerpo no descansó del todo porque siempre estábamos haciendo algo, aún cuando parecía que no.



El sábado 1° de agosto partimos hacia Aruba. Llegamos a Ezeiza a las 5 AM y el vuelo salió a las 8.30 de la mañana. La noche anterior casi no dormí porque el taxi pasaba a las 4 AM y teníamos miedo de que no sonara el despertador (esas cosas que nunca pasan pero que la primera vez puede ser cuando menos lo esperás). Luego de unas 5 horas de vuelo llegamos a Bogotá y allí esperamos una hora para tomar otro avión rumbo a nuestra amada isla caribeña. Entre pitos y flautas (!) aterrizamos en el hotel cerca de las 19 hs. ¿Mi estado mental/corporal? ¡Nulo! Me picaban los ojos como a los chicos cuando tienen sueño, estaba cansada de ir y venir por los aeropuertos y tenía el pelo como pasado por un baño de aceite. Eso sí: estaba feliz :D

Recién llegados a la isla y con ganas de zambullirme... en la cama!

En Aruba estuvimos 10 noches más una de yapa gracias a que el día que teníamos que irnos a Bogotá, un radar del aeropuerto no funcionaba y el avión decidió no salir. Nos mandaron a un hotel perdido que tenía el mar como a 8 cuadras y ahí sí que me puse de mal humor. Olvidable aunque una buena anécdota para recordar y reír.

En la bien apodada "isla feliz" hicimos lo que necesitábamos: relax, playa y sol. Aunque no parezca a veces ese ritmo cansa y les cuento las razones. Por algún extraño mandato del destino, nuestro reloj biológico nos levantaba a las 8 de la mañana, algo que no solemos hacer cuando el plan se trata de descansar. A las 10 nos íbamos a desayunar y al ratito, día por medio, partíamos al gimnasio del hotel. Casi dos horas después volvíamos a la habitación para bañarnos y desde ahí, sin escalas, a la playa. Un rato de sol y mucho más tiempo dentro del mar acumulaban unas 3 horas entre la arena, el agua y las reposeras. Después de eso, directo a la ducha otra vez y como la costumbre local es cenar a partir de las 18 horas, a eso de las 20 ya estábamos buscando restaurante (si vas a eso de las 23 horas, ¡suerte!). Al volver al hotel nos desplomábamos sobre la cama y no llegábamos despiertos a la medianoche salvo alguna que otra excepción. 
Igualmente me quedo con este ritmo mil veces antes que la combinación de subte/colectivo/gente/oficina/teléfonos/más subte/más colectivo.

Tragos al cenar y tragos en la playa. No se asusten: casi no les ponen alcohol así que es como un jugo divertido ;)

La vista desde nuestra habitación y desde el balcón

Nos fuimos de excursión a una mini isla llamada De Palm. Las gaviotas casi que patoteaban a la gente para que les dieran comida. Eran muy graciosas de observar.
Olvídense del peinado en Aruba: el clima de la isla siempre presenta humedad y no había forma de que mis rulos quedaran domados por más de 5 minutos. 

Una de las tantas vistas que tenía desde la reposera

Así se veía cuando estaba tomando sol

¡Qué rápido se va el bronceado! Ya casi no se nos nota.

Los atardeceres en Aruba son preciosos. En pocos minutos el sol se escoden tras el mar. Hermoso recuerdo ♥

Salió algo movida y estamos un poco brillosos pero me encanta esta foto

Además de los días haciendo fiaca en la playa, hicimos una excursión que no tuvo desperdicio: paseamos en submarino. No recuerdo cuánto se sumergió pero en un momento tocamos suelo bajo el mar y la experiencia fue más que original. Recomendado!

♫ Bajo el mar ♪  ♫ Bajo el mar ♪

¿Qué tener en cuenta en Aruba?
  • Todo está en dólares. Comidas y excursiones no son baratas.
  • La cena comienza a las 17.30 hs. y se extiende hasta las 22.30 hs. 
  • Lo mismo pasa con el ambiente "party time". A las 20 hs. se ve a mucha gente vestida como para arrasar con las pistas de baile y se escucha música por todos lados. Dan las 23 y parece que esa gente y esa música se hicieron humo. La excepción es el sábado que el toque de queda (!) es a las 2 AM.
  • Lo mejor es quedarse en los hoteles de la zona de Palm Beach ya que allí se concentra toda la movida de la isla y además estos hoteles cuentan con salida directa al mar.
  • Si tienen rulos como yo o detestan el frizz, es imperativo que se vayan de acá con un buen shock de keratina. Me llevé de paseo al secador de pelo porque no me servía ni por la humedad ni por la corriente eléctrica (es 110 V).
  • La ropa debe ser liviana y cómoda. No necesitan de ningún tipo de abrigo.

La segunda escala del viaje nos llevó a Bogotá donde el plan era completamente distinto al anterior. Diego estaba invitado a participar de las Jornadas de Derecho Penal de la Universidad del Externado y los días transcurrieron entre ponencias de abogados (zzzz!), la exposición de Diego (¡morí de amor!), almuerzo con profesores de la Universidad y poco turismo porque el tiempo escaseaba. Lo mejor de este destino es que en Bogotá viven amigos nuestros y pudimos pasar lindos momentos con ellos pero en lo que respecta a conocer la ciudad, no puedo jactarme de ello.

Llegamos un miércoles a la tarde/noche y el jueves a la mañana le tocaba hablar a Diego. En la foto estamos en la Universidad listos para escuchar al dueño de mis suspiros.
¿Y mi look? Sabiendo que tendría que andar de "civil" unos días, armé básicos de media estación y acompañé con cartera protagonista (es el modelo Madrid de Peter Kent).

Awwww ♥

El restaurante de la Universidad del Externado tiene una vista impagable de la ciudad de Bogotá

Día 2 de Jornadas de Derecho Penal y nos escapamos un rato para visitar el Museo del Oro que quedaba bastante cerca. En el camino me topé con esta encantadora entrada que quedó retratada en una foto junto a una de mis nuevas adquisiciones: el tapado (Basement).

Gracias a sus recomendaciones antes de viajar, el Museo de Oro formaba parte de la agenda y es una visita que sí o sí hay que hacer. Me sorprendió lo bien puesto que estaba además de la cantidad de oro que lo integra.


Poco tiempo tuvimos de salir juntos a pasear pero aprovechamos cada minuto que nos encontró de la mano. Acá estamos terminando de almorzar en un restaurante de la fabulosa Zona Rosa de Bogotá.

Y hablando de recomendaciones, la mayoría de ustedes hizo hincapié en que visitara Andrés Carne de Res, un restaurante típico de Colombia. Cumplí con los consejos y fuimos a Andrés D.C. que es parte de la cadena y es alucinante. Son 5 pisos en la Zona T donde el color, la música y la buena onda se percibe en cada metro cuadrado. Brindamos con dos botellas de Aguardiente, comimos riquísimo y bailamos sin parar. En un momento se arma la rumba -el baile- y cada mesa tiene a disposición unos bolsones para que metan sus pertenencias. Se cierra con candado y el número del bolsón está en un collar largo en forma de corazón que uno de los comensales se cuelga. Luego, cuando te querés ir, preguntás por tu bolsón y te traen todo. ¡Maravilloso!

¡Qué bien la pasamos!

El retorno a casa comenzó el domingo 16 al mediodía. A las 15 hs. tomamos un vuelo a Lima donde esperamos unas 3 horas por el otro vuelo. En el interín recorrimos el aeropuerto, compramos Pisco, tomamos tragos y comimos ceviche y sushi. Ya que estábamos tantas horas valía la pena darse algunos gustos, no? 
Cerca de las 22 horas embarcamos hacia Buenos Aires y el vuelo fue HORROROSO. Tanto se movió que no sirvieron nada durante el viaje y las azafatas iban sentadas. Con el cambio de horario pisamos Ezeiza a las 4 de la mañana del lunes. Agotador y movidito.


¿Qué tener en cuenta en Bogotá?
  • La altura se nota. La ciudad se encuentra a más de 2600 mts. sobre el nivel del mar y por momentos falta el aire o te agotás demasiado rápido. Para nosotros esto fue muy evidente los días que estuvimos en la Universidad ya que está arriba de un cerro y todas las calles son en subida o bajada.
  • Los precios están a la mitad que acá así que nos conviene.
  • Hay un tema con los taxis y la inseguridad. Parece que si elegís taxis chicos y manejados por jóvenes, estás seguro. Se usan muchísimo las aplicaciones de celular para pedir un taxi y cada auto parece el sueño de un fan de la tecnología ya que cuentan con dos o tres pantallas (según la cantidad de aplicaciones que maneje el chofer), GPS y hasta mini televisor para ver a Romeo Santos cantar. Nota al pie: amé la musicalidad de los colombianos. Además de que son amables y cordiales, en todos lados suena bachata, vallenato o merengue y eso energiza a aquellos que no estamos acostumbrados.
  • No se pierdan de probar las yucas, el tostón (es una masa hecha de banana y va con queso arriba, tipo una pizza), el Aguardiente (super anisado) y la variedad de frutas.
  • Las mejores zonas son la Rosa, la T y la G. El resto de la ciudad es parecido a una mezcla de Av. Warnes (la parte de los repuestos de autos) y Colegiales con algunos espacios tipo Belgrano R.

Imagino que luego de este extenso resumen querrán saber qué pasó con las compras. Las hubo y muy buenas pero todo eso lo dejo para el viernes así nos enfocamos directamente sobre los shoppings, las marcas y los precios.

¡Un placer volver a leernos!

31 comentarios:

  1. Ahora me dieron ganas de ir a Colombia...ufa! un destino más para soñar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que los sueños se cumplan pronto, Paulina :D

      Eliminar
  2. ¡Qué linda descripción de tu viaje, Anin! Da ganas de visitar los dos lugares. Siempre es lindo volver a nuestra casa, a nuestras cosas y a nuestra gente, ¿verdad? Especialmente después de haber disfrutado y experimentado otros paisajes e idiosincrasia. Hermoso todo.

    Un beso,

    Celeste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo te fue en Estados Unidos? ¡Quiero detalles!

      Eliminar
    2. Quedé fascinada con la variedad de gente que hay ahí Anin, nunca vi tanto crisol de razas, me sentía dentro de la torre de Babel, especialmente en Nueva York. Visité San Francisco (hermosa, súper pintoresca), Fresno (donde viven los amigos de mi marido), Los Ángeles y luego por 10 días en Nueva Jersey (donde viven los parientes de mi marido) y desde ahí recorrimos Manhattan y otros lugares. Es muy loco visitar ese país porque terminás reconociendo cosas que has visto en la tele o en el cine: el Golden Gate me remitió a "Las calles de San Francisco", la playa de LA me hizo acordar de Baywatch y la estatua de la Libertad a las miles de referencias que han hecho de ella en las pantallas. Me sorprendió gratamente su orden y que en todos los baños públicos haya agua caliente para lavarse las manos (GENIAL). Me chocó el tamaño de los vehículos en los que se transportan, especialmente en la zona de NY, y el tamaño de los platos de comida: todo es en grande. De comida hay opciones para todos los gustos y, aunque a veces es difícil comer sano, siempre hay una ensalada del César esperando para salvarnos. Amé el yogur helado de miles de gustos (me encanta) y comí cada vez que tuve oportunidad; amé la variedad de frutas, quesos y yogures que hay en el supermercado, me hubiera traído todo pero no podía jaja, todo disponible y al alcance de la mano, muchos productos para vegetarianos, veganos y celíacos sin tener que ir a una tienda especializada.
      De compras fui a un shopping que se llama Jersey Gardens, está en Nueva Jersey, y tiene muchas tiendas outlets. Estaba H&M pero para mi desilusión no encontré grandes cosas, esperaba más por lo que había visto en su web, sin embargo ahí encontré linda ropa para mi hijo Lucas y a buen precio. A pesar de que mi marido me pisaba los talones (hubiera comprado más!!!!) pude traerme varias camisas que compré en Tommy Hilfiger (tienda a la que JAMÁS hubiera entrado), todas hermosas, 3 jeans de Guess que estaban a USD 29 cada uno (había de todos los tamaños, colores, tiros y largos posibles) y algo de ropa de Calvin Klein como esta camisa que tengo puesta en este momento que creo habrá salido algo de USD 20. Hay otra tienda que se llama Marshalls en varios lados y también en ese shopping, y compramos las valijas para traer las cosas!!! Una Samsonite en la que entran unos 23 kg a USD 100; también ahí compramos toallas y toallones di-vi-nos a como mucho USD 10, no lo podía creer la calidad Anin, gruesos, suaves, todo lo que uno espera de un toallón.
      Ah en H&M sí compré unas remeras, y también para mi hijo quien usó una y la lavé y se deformó un poco, las mías todavía no las usé porque son de verano.
      Lo que aprendí con respecto a la ropa es que acá nos toman de tarados. Yo leía tus posts y los de otras personas en los que hacían referencia a la calidad y esas cosas y no lo podía creer, sin embargo, es TAL CUAL. En EEUU te vestís con ropa de calidad, con algodón en serio, fabricada en países desconocidos o no, con terminaciones cuidadas, por USD 100 tenés camisa de TH por USD 25, pantalón de vestir de CK USD 39, conjunto de ropa interior comprado en Marshalls por USD 15, y con los USD 21 que te sobran más USD 9 te comprás una chaqueta de jean en Banana Republic. La variedad de talles es impresionante y la oferta también. Zapatos no compré ni miré nada, los que me gustaban estaban caros así que me dediqué a la ropa; sobre todo a las camisas que las amo.
      Ufff ya aburrí. Cuando comentes tus compras en otro post agrego algo si me faltó.
      Un beso Anin
      Celeste
      PD: También fuimos a Disneylandia en Anaheim, ¡hermoso! Un sueño!

      Eliminar
    3. ¡Qué tremenda descripción! Me fui de viaje con tu post e imaginé los destinos visitados, la búsqueda por un plato de comida tamaño normal y hasta a tu marido (que no sé cómo es) persiguiéndote en cada tienda.
      Es tremendo el golpe de realidad en supermercados y tiendas. Tanta variedad te abruma y a la vez te enoja porque sabés que en casa te conformás con el yogurt de frutilla y vainilla y con los talles S, M y L.
      Me encantó tu viaje y me alegra que lo hayan disfrutado en familia. Gracias por compartirlo conmigo :D

      Eliminar
  3. Que lindo Anin! porfi contanos mas del submarino, me muero de curiosidad! <3
    Me alegro que la hayas pasado tan bien :D Bienvenida a Bs.As! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era como media hora bajo el agua y un tripulante nos iba contando sobre aquello que veíamos. Corales, peces y dos barcos hundidos a propósito para que en el se formen corales y lo recorran distintos peces. No te sentís sofocado ni nada parecido pero sí te duele un poco la cabeza, como semi mareado.
      Me encantó!

      Eliminar
    2. ayyyy <3
      si algún día visito esos pagos, el submarino es lo primero que voy a hacer! :D

      Eliminar
  4. Qué lindas vacaciones! Me encantaron las fotos, se los ve tan lindos juntos! Te seguí por facebook pero faltaba tu relato completo.
    Ni loca hago el viaje en submarino; me da claustrofobia de sólo pensarlo!
    Ahora vienen mis vacaciones... en febrero recién! Falta mucho, quiero llorarrrr
    Besos Anin y bienvenida de nuevo!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Para dónde te vas? Falta poco para febrero. Parece una eternidad pero los días pasan volando.
      Yo te acompaño en la cuenta regresiva :)

      Eliminar
    2. Vos decís? A mí se me está haciendo eterno jaja Vamos a la Riviera Maya! Pararemos en Playa del Carmen seguramente wiiiiiii

      Eliminar
    3. Quizás volando, lo que se dice volaaaando, no. pero sí va a llegar un día cualquiera en el que te des cuenta que queda mucho menos que antes.
      Lindos destinos eslegiste: ya imagino el color del mar y de la arena ♥

      Eliminar
  5. hermoso viaje!! soñado!! Mi pregunta es si la estadía era con all inclusive? creo que me dijeron alguna vez que en Aruba no hay all inclusive...puede ser? Un beso grande Anin! Paula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está la opción de All Inclusive pero no estás obligada a tomarla. A nosotros no nos gusta porque disfrutamos de conocer distintos restaurantes y además no quedamos cautivos de la comida del hotel (que si es All Inclusive parece que nunca se termina). Por si te sirve, nosotros nos quedamos en el Hilton.
      Besos!!

      Eliminar
  6. Bienvenida Anin !!! obvio prefiero ese ritmo también que el ..."subte/colectivo/gente/oficina/teléfonos/más subte/más colectivo"... Cuanta data !!! ojalá puede volver a Aruba y sobre todo acompañada jajaj Bogotá...hmmm ...tengo miles de lugares antes !!! Me gustan ambas fotos que estan los dos !!! pero sobre todo la que no estan "Brillosos" jajaj y tienen un re lindo color !!! Besosss !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Caro! A mi también me gusta esa foto ♥

      Esperemos que regreses a la isla y que sea con buena compañía. Creo que si se puede, siempre hay que volver.
      Beso!!

      Eliminar
  7. PATRICIA DE JUJUY19/8/15 20:16

    Q ue hermoso que es viajar y disfrutarlo me alegro que aprovecharon y espero novedades ya que siguen de Luna de miel (jeje). Besos y Bienvenida.

    ResponderEliminar
  8. Veo que si la pasaste "chancho" "bakan" jaajajjjaaj...yo igual mori de amor cuando escribiste "awww" ...quiero viajarrrr...mi hermano se fue a vivir a "sudafrica" espero que encuentre trabajo pronto,asi no se devuelve y podemos ir.

    cariños desde chile.

    Liliana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un destino original el de tu hermano, Liliana!
      ¿Te dan ganas de ir a visitarlo? Yo no sé si me animo: tan lejos me da cosa, jaja!

      Eliminar
    2. claro que me dan ganas, es tan diferente a nuestra cultura, imaginate que venden carne de elefante en el super...atrozzzz...casi todos productos envasados contienen leche (pobre para el que es intolerante a la lactosa)... tienen una conexion a internet del terror, tienen unas playas hermosas, mi hija quiere ir a estudiar alla !!!!! ...quien sabe mas adelante.

      Eliminar
  9. Qué lindo viaje!! Y que bueno que la música que hayas disfrutado sea la real caribeña.. cuando yo estuve en diciembre en San Andres y Cartagena me hartaron con el regueton... todo el bendito tiempo era esa musica. Y yo solo quería escuchar merengue, salsa o calipso que es mas tradicional, pero no. La globalizacion le ganó a todo.... Encantadoras fotos (ya vi muchas por instagram) y concuerdo que la mas linda son ustedes dos juntos en traje de baño o vestidos, pero siempre al lado de tu amor...
    Bienvenida al ruedo nuevamente (contanos de las compras que estamos ansiosas jaja)
    Mon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible que el reggaeton se muestre como LA música caribeña: nada más lejos de eso. De hecho en Andrés Carne de Res como mucho pasaron 3 temas de reggaeton y el resto fue variado.
      Ya está listo el post de compras... ¡te espera!

      Eliminar
  10. Qué lindo todo, Anin.... Pude seguir algunos detalles por WhatsApp así algo sabia del día a día, pero leerlo así fue como haber viajado. Se te (los) ve radiante (s) y lo mejor es que ese amor sigue igual acá... te quiero, amiga!
    Placer leerte y sobre todo, tenerte de regreso!

    ResponderEliminar
  11. Lindisimo viaje Anin!! Otro lugar que sumo a mi listado pendiente de lugares a conocer :) Se nota que lo pasaron genial!
    besos

    Ale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sumálo que no te vas a arrepentir, Ale.

      Eliminar
  12. Seguí tus vacaciones via instagram pero me encantó el post de hoy también!! Increíbles vacaciones!
    Que suerte que no te da "depresión post viaje". Yo volví con cansancio, felicidad, una valija de más (no con tanta onda como abejita) y unas ganas de seguir viajando.
    Saludos
    Ana

    ResponderEliminar

Compulsión de comentarios